A pesar de su caída, ¿por qué el Boden 2015 sigue siendo atractivo?

buena inversión en bonos en dólares

En las últimas semanas, los bonos argentinos no sólo fueron golpeados por el duro discurso de Cristina Kirchner que terminó con la salida de Fábrega del Central sino también por las fuertes restricciones para operar con títulos dolarizados en la Bolsa porteña.

Según publicó el diario El Cronista, a raíz de esta tendencia, se generó un fenómeno inusual, pero típico de procesos de alta inestabilidad: una buena inversión en la curva de rendimientos. Es decir, contra la lógica los bonos cortos presentan un rendimiento mucho más elevado que los de mayor plazo.

Por la caída de los mercados internacionales, los inversores buscan refugio en herramientas conservadoras. Esto genera que los activos más riesgosos pierdan valor en dólares y ofrezcan un altísimo rendimiento. Esto sucede con las acciones de plazas emergentes, pero claramente también los bonos argentinos.

Tal cual señala el artículo, el caso más llamativo es el del Boden 2015, que más allá de haber pagado intereses hace pocos días presenta un muy alto rendimiento, producto de una fuerte caída en su precio en dólares.

En la actualidad, el título cotiza en Nueva York a 89 dólares, a pesar de que vence en menos de un año y tiene dos pagos semestrales de intereses con un cupón anual del 7%. Títulos similares de la región, con cortos vencimientos, valen por encima incluso de los 105 dólares o hasta 110 dólares.

En este preciso momento, El Boden 2015 rinde hasta un 21% en dólares. Es decir, si se invierten hoy 89 dólares, se terminaría cobrando en un año un total de 107 dólares, una rentabilidad que no otorga casi ningún otro papel y sin dudas, una buena inversión.

Por el contrario, los bonos más largos como el Bonar 24 rinden menos, lo que significa que los inversores ven un mejor horizonte con otra administración.

Otro caso es el del Bonar X, un bono emitido con ley local que mañana pagará intereses semestrales. Este título también se vio muy afectado por la ola de ventas y cayó desde más de 90 dólares a sólo 81,65 dólares, lo que arroja un rendimiento del 16,5% anual en dólares.

El caso más cercano es lo que sucedió la semana pasada con el bono de Venezuela con vencimiento 2014. El título venció el 8 de octubre pasado y fue pagado en su totalidad. Sin embargo, prácticamente en el último año cotizó con un rendimiento cercano al 14% anual en dólares, ante el temor de que el Gobierno de Nicolás Maduro no hiciera frente a esa obligación.

Finalmente, los inversores cobraron y realizaron un excelente negocio. Pero los bonos venezolanos cotizan ahora con rendimientos incluso más elevados, en parte afectados por la caída de los mercados, pero también por el impacto que la caída del precio del petróleo podría provocar en las reservas.

Si desea recibir un informe detallado sobre las herramientas financieras que ofrece el mercado argentino e internacional, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Además, nuestros expertos le compartirán sus secretos para realizar una buena inversión. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta