¿Un gigante japonés compra el negocio de DreamWorks?

El mundo del entretenimiento tiene los ojos puestos en esta negociación: SoftBank, el operador de telecomunicaciones japonés, está muy interesado en adquirir la compañía DreamWorks, el estudio de Hollywood creador de famosas películas de animación como Shrek, Kung Fu Panda y Madagascar.

Softbank es uno de los principales proveedores de juegos para celulares del mundo y se calcula que sus suscriptores en todo el mundo superan los 100 millones. Si comprase DreamWorks, tendría acceso a las reconocidas marcas y personajes surgidos del estudio de animación.

Pero eso no es todo. A través de este acuerdo, Masayoshi Son, presidente ejecutivo de la empresa japonesa, busca retar a los dos principales operadores de telefonía celular en Estados Unidos: AT&T y Verizon Communications.

Meses atrás, Son se mostró interesado en expandir su red de comunicaciones a través de la compra de T-Mobile para combinarla con Sprint, el tercer mayor operador de comunicaciones en los Estados Unidos que ya había adquirido el año pasado.

Pero a pesar del intenso lobby generado en Washington para concretar la operación, el empresario no pudo superar el escepticismo de los reguladores que prefieren preservar a las cuatro compañías móviles principales del país estadounidense.

Ahora, el segundo hombre más rico de Japón va por otro camino y busca nuevas oportunidades en Hollywood. Su nueva estrategia apunta a comprar DreamWorks para diferenciar a su empresa ofreciendo contenido exclusivo .

La noticia fue dada a conocer por la revista Hollywood Reporter, en medio de un momento crítico para DreamWorks Animation y su presidente ejecutivo, Jeffrey Katzenberg.

La compañía creadora de las películas de animación más populares de la última década tiene una capitalización de mercado de 2.000 millones de dólares. Y desde que salió a cotizar en bolsa en 2004, el precio de su acción fue oscilando entre subas y bajas de acuerdo al desempeño de taquilla de sus films.

Katzenberg trató en los últimos años de cambiar esta realidad. Según The Wall Street Journal, una racha de malas recaudaciones en taquilla ha deprimido severamente el precio de sus papeles y ha llevado a su presidente ejecutivo a tomar una decisión: que el precio de la acción sea menos dependiente de las dos o tres películas que estrenan cada año. Y para cumplir con esto, le aseguró a los inversores que haría acuerdos con otras industrias como la televisión, el video digital y productos de consumo.

Softbank pagaría por el estudio DreamWorks unos 3.400 millones de dólares, lo que implica un precio por acción de 32 dólares contra los 22,34 dólares que tuvo como precio de cierre el viernes pasado.

Este mes, la firma nipona registró ganancias por casi 5.000 millones de dólares y cuenta de este modo con un gran respaldo para expandirse. Su inversión más rentable actualmente es una participación del 32% en Alibaba, el gigante chino de comercio electrónico que salió a bolsa hace unos días.

En caso de concretarse la operación, SoftBank se convertiría en la segunda empresa japonesa que compra un estudio de Hollywood después de que Sony comprase Columbia Pictures en 1989.

Y a pesar de no haber podido adquirir T-Mobile, Masayoshi Son todavía sigue interesado en el potencial de crecimiento que tiene el mercado de EE.UU. Por eso, fuentes cercanas indicaron a los medios que el directivo busca ampliar la línea de contenidos multimedia de SoftBank como estrategia para expandir su empresa al dar a sus redes móviles una ventaja competitiva.

Si desea recibir información sobre la rentabilidad de esta y otras empresas del negocio del entretimiento, recuerde que puede suscribirse al newsletter semanal de Inversor Global. A través de él, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su dinero. Si todavía no lo recibe, puede pedirlo gratis con un click aquí.

 

Deja tu respuesta