S&P rebajó la nota de deuda de Venezuela a categoría de alto riesgo

Standard & Poor’s rebajó nuevamente la calificación de crédito de Venezuela debido al fracaso del presidente Nicolás Maduro a la hora de combatir la inflación y el agravamiento de la crisis económica.

La nota crediticia pasó de B- a CCC+, lo que significa que hay un 50% de posibilidades de que el país declare la cesación de pagos de su deuda soberana en los próximos dos años, dijo S&P.

A pesar de ser el mayor exportador de petróleo de América Latina, y de tener las mayores reservas mundiales de crudo probadas, la economía venezolana atraviesa una delicada situación económica golpeada por la escasez crónica de alimentos y una creciente inflación.

“La recesión económica, la alta inflación y las crecientes presiones sobre la liquidez externa seguirán erosionando la capacidad del Gobierno para pagar sus obligaciones externas en los próximos dos años”, explicó la calificadora en el texto que comunica su decisión.

Además de gozar de las mayores tasas de inflación del continente americano, que se situarán en el 65% para fin de año, la economía venezolana espera que su Producto Bruto Interno caiga hasta un 3,5%.

La semana pasada, los precios de sus bonos soberanos se desplomaron ante los rumores de que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro podría tener problemas para devolver más de 4.500 millones de dólares en deuda con vencimiento el mes próximo.

Según una publicación de The Wall Street Journal, los temores surgieron en parte por un artículo publicado por dos economistas de Harvard -vinculados con la oposición venezolana- que señalaron que una cesación de pagos podría ofrecer al Gobierno una salida de su actual crisis.

Un día después, Maduro dijo que no tenía sólo voluntad sino también capacidad de honrar su deuda internacional y aseguró a los inversores que Venezuela pagaría sus obligaciones externas “hasta el último dólar”.

Aún así, el mercado no se quedó tranquilo. Los largos retrasos en la aplicación de medidas para reactivar la economía y la futura política económica son una preocupación para los inversores.

De acuerdo con el Índice Mundial del Mercado de Bonos Emergentes de JP Morgan, los elevados riesgos que conlleva la deuda venezolana llevan al país a pagar a sus bonistas una rentabilidad mayor que cualquier otro país en vías de desarrollo.

Así, la deuda de Venezuela tiene una rentabilidad casi 13 puntos porcentuales por encima de la del Tesoro de Estados Unidos, supera a la de Ucrania y casi dobla a la que paga la Argentina.

La decisión de S&P ubica al país en la categoría especulativa de alto riesgo, la cual podría bajar aún más si el Gobierno no logra aplicar eficazmente las medidas de ajuste y desactivar las tensiones políticas.

Si desea conocer la rentabilidad que le da invertir en bonos soberanos, así como cuáles son los más recomendables, recuerde que puede suscribirse al newsletter semanal de Inversor Global. A través de él, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su dinero. Si todavía no lo recibe, puede pedirlo gratis con un click aquí.

Deja tu respuesta