¿Quién dijo que Alibaba era la OPI del año?

La semana pasada viajé hasta Colonia, Uruguay, para participar en la Conferencia anual de Inversor Global, en la que casi 300 inversores de varios países se reunieron para discutir las tendencias de los mercados en todo el mundo e intercambiar información sobre inversiones.

A pesar de ser un viaje tremendamente largo, mereció la pena poder estar en contacto con los lectores de Inversor Global en otros países y trasladarles cómo la recuperación europea ya está en marcha, a pesar de las dificultades que están atravesando algunos países de la región durante los últimos meses.

Durante los tres días que duró la Conferencia tuve la oportunidad de charlar con Federico Tessore, Diego Martínez Burzaco, Mark Ford y Bill Bonner sobre acciones, tendencias, crisis y burbujas. De todas las inversiones que discutimos, hay una que me llamó especialmente la atención y he decidido compartirla con todos los que nos siguen cada semana.

Se trata de una empresa que lleva cotizando en la Bolsa de Nueva York menos de dos meses, una empresa desconocida para la mayoría de los inversores pero que está desarrollando un avance tecnológico que cambiará nuestras vidas de una manera que no podemos imaginar.

Un avance tecnológico que cambiará su vida

Imagine que se sube en su auto, introduce la dirección a la que quiere ir en el GPS, el coche comienza a moverse y mientras lo lleva a su destino usted abre su notebook y se pone a trabajar o a mirar una película.

Esto que le estoy contando no es ficción, está ocurriendo ahora. Una pequeña empresa en Israel ha desarrollado un paquete de software que instalado en un vehículo permite que este circule evitando chocar con otros vehículos, peatones y demás elementos que se encuentren en la calle, respetando las señales de tráfico y llevando a los pasajeros del auto con seguridad de un punto A a un punto B de forma automática.

La empresa en cuestión se llama Mobileye (NYSE: MBLY) y comenzó a cotizar en Wall Street el pasado 1 de agosto. Mientras usted, yo y medio país continuaba con sus tareas cotidianas, en Nueva York comenzó a cotizar una empresa que cambiará la manera en que nos transportamos.

Mobileye salió a cotizar a un precio de 37 dólares por acción y tras marcar un mínimo en 31 dólares unos días después, se disparó hasta los 58 dólares de valor máximo que alcanzó el 9 de septiembre, una revalorización del 43% en tan sólo 40 días de cotización.

En la actualidad, ha moderado su subida hasta los 50 dólares, lo que apunta una revalorización del 35% en el tiempo que Mobileye lleva cotizando en el mercado neoyorquino.

Esta montaña rusa en el precio de la acción se produce por la poca historia que precede a la compañía en los parqués y por la incertidumbre respecto a la evolución del negocio de Mobileye.

Sin embargo, si tiene un corazón a prueba de sustos y un apetito por inversiones que, si bien arriesgadas, desarrollan los avances tecnológicos que marcarán nuestras vidas en el futuro, Mobileye puede ser una apuesta atractiva.
Una ventaja decisiva

Mobileye tiene una ventaja que la sitúa a la vanguardia del desarrollo del auto que se maneja sólo. Aunque prácticamente todos los gigantes del sector automovilístico mundial están trabajando en el desarrollo del coche de manejo automático, Mobileye les saca ventaja en cuanto a desarrollo tecnológico.

Esta ventaja se traduce en la posesión de un gran número de patentes que hace que las grandes empresas del sector tengan que recurrir a Mobileye como proveedor para el desarrollo de sus programas de manejo automático. De hecho, Mobileye aglutina el 80 por ciento de la cuota del mercado del software de conducción automática.

En este tipo de mercados en los que la tecnología lo es todo, ser el primero en el desarrollo de nuevos avances es de suma importancia ya que esa ventaja inicial se traslada en una competitiva que perdura en el tiempo.

Para el legendario inversor Jim Cramer, Mobileye es la OPI más atractiva del mercado estadounidense este año. Por encima incluso de la salida a bolsa de Alibaba, el gigante chino de comercio electrónico.

Con un crecimiento de sus ingresos del 50% anual durante el último año y unos márgenes operativos del 60%–recuerde que en la industria automotriz este margen se sitúa en el 5-10%- Mobileye es una oportunidad única para aquellos que quieran adelantarse a los avances tecnológicos en el ámbito de la conducción de automóviles.

No obstante, si finalmente decide invertir en esta empresa recuerde que una cartera de inversión siempre debe estar correctamente diversificada. Por ello, no es recomendable destinar más de una quinta parte de sus ahorros a una inversión en particular por muy prometedora que ésta sea.

Durante las próximas semanas en Inversor Global seguiremos trabajando para traerle las novedades de los mercados bursátiles mundiales. Pero si desea acceder a más inversiones prometedoras de forma inmediata, consulte nuestro boletín de recomendaciones haciendo click acá.

Un cordial saludo,

Alberto Redondo

Editor de Inversor Global España

Deja tu respuesta