¿Por qué España se opone a la independencia escocesa?

Este jueves más de cuatro millones de escoceses decidirán el futuro de su país en una votación sin precedentes para independizarse del Reino Unido y formar una nación propia.

“¿Debería Escocia ser un nuevo país independiente?” será la pregunta que se formule y dará lugar a dos posibles respuestas: sí o no. Y si bien los sondeos han reflejado posiciones divididas dentro de Escocia, para otros actores político y económicos de la región la respuesta ha sido bien clara desde un comienzo.

En las últimas horas, Mariano Rajoy, jefe de gobierno de España, volvió a manifestar su postura en contra de la independencia escocesa y calificó al referéndum como “un torpedo a la línea de flotación de la Unión Europea” durante una sesión en el Parlamento.

De este modo, reiteró que una Escocia independiente tendría que solicitar entrada a la Unión Europea y que las consultas de autodeterminación afectan “a la deuda pública y a la moneda y provocan recesión y pobreza”.

Asimismo, otros funcionarios como Íñigo Méndez de Vigo, secretario de Estado de Asuntos Europeos, también rechazaron la idea de que Escocia pueda unirse al bloque rápidamente si votase por la independencia. “No veo en el futuro, para cualquier estado miembro, que se conceda esa posibilidad”, indicó.

A raíz de tales declaraciones, un artículo publicado por Business Insider se pregunta ¿por qué hacen tanto escándalo los políticos españoles?

La respuesta viene de la mano con los movimientos independentistas que ha experimentado España en el último tiempo. Así, mientras la potencial independencia de Escocia puede ser un dolor de cabeza para el Reino Unido, para Rajoy todos los movimientos venideros de independencia de España resultan una pesadilla.

En un clima tenso con el gobierno, casi dos millones de personas inundaron las calles de Barcelona el jueves pasado para reclamar su derecho a votar la separación de Cataluña respecto de España. El pedido se hace cada vez más popular, y para noviembre está previsto un referéndum que el gobierno español considera como “inconstitucional”.

Pero no son los únicos, ya que los vascos también llevan décadas militando por el mismo objetivo. Es por estas razones, según argumenta el artículo, que la racha anti-independista se hace presente en todos los partidos políticos de España.

Incluso bajo el último gobierno, Miguel Ángel Moratinos, canciller del Partido Socialista de los Trabajadores, se negó a reconocer la independencia de Kosovo de Serbia.

El interrogante tiene puntos suspensivos. Recién el viernes se conocerán los resultados del referéndum escocés y mientras tanto, los mercados financieros, el Gobierno español y los separatistas catalanes estarán muy atentos a lo que ocurra allí.

Para seguir de cerca este tema y su repercusión en el mercado financieropuede suscribirse a las columnas de nuestro newsletter semanal de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, pídalo gratis aquí.

 

Deja tu respuesta