Mi estrategia de trading infalible (II)

Bill Bonner

El Dow Jones parece resistirse a bajar de los 17.000 puntos. Todo despejado. Inversores en el mercado de valores: su dinero probablemente no morirá hoy. Tal vez mañana.

¿Tiene mucho sentido ver cómo van las cosas en la bolsa de Estados Unidos? Puede que aún queden algunas buenas manzanas en lo alto del árbol, pero es peligroso intentar alcanzarlas.

La Estrategia de Trading Simplificada se nos ocurrió hace mucho tiempo como una manera de decirnos cuando teníamos que apartar la escalera y no subirnos al árbol. Es un buen sistema, pero sólo para gente con la esperanza de vida de Matusalén y de paciencia infinita.

La idea original era que había un momento para estar dentro del mercado y otro momento para estar fuera. Cuando estás fuera, te quedas con el efectivo. Y desde que estamos hablando de largos periodos fuera del mercado, deberías tener el efectivo que mantiene su valor a lo largo del tiempo: el oro.

Ratio de precios/ganancias (PER) < 10 = comprar acciones

PER > 20 = vender acciones

De lo contrario, oro.

Sencillo, ¿no? Bueno, sí y no. Tiene que decidir cómo va a calcular el PER, y ésta es una historia larga y complicada. ¿Ganancias futuras? ¿Ganancias del último año? ¿Media de las ganancias de los últimos 10 años? ¿Ganancias normalizadas?

Para poner esto en perspectiva, somos escépticos sobre las ganancias actuales. Los tipos de interés han sido empujados hacia abajo artificialmente, y esto impulsa a las ganancias.

En lugar de esto, basaríamos nuestras grandes apuestas bursátiles en algo más real. Y, ahora mismo, creemos que las ganancias reales, ajustadas a tipos de interés normales, podrían el PER muy por encima de 20, marcando con diferencia nuestra señal de venta.

Mi viejo amigo, el analista de mercados Stephen Jones, dice que una mejor medida es el ratio precio/PIB, pero no lo he analizado con detenimiento.

Seguro, la Estrategia de Trading Simplificada puede ser mejorada, pero si hubiera seguido ese sistema desde 1980 habría comprado acciones desde principios de la década de los años 80 y disfrutado de, al menos, 10 años de mercado alcista.

Haciendo esto, hubiera triplicado su dinero cuando el momento de vender de hubiera llegado. (En ese momento, a mediados de los años 90 lo mejor hubiera sido poner un trailing stop loss –o stop loss dinámico-, pero quién lo hubiera adivinado…)

Siguiendo esta estrategia, hubiera invertido en oro cerca de sus mínimos, cuando la onza de oro cotizaba a unos 400 dólares. Las acciones aún no hubieran bajado a un nivel PER inferior a 10 desde entonces, por lo que aún tendría sus posiciones de oro, con un valor cercano a tres veces lo que pagó por ello.

Si hubiera empezado en 1980 con 10.000 dólares, por ejemplo, ahora tendría unos 90.000, sin casi ninguna comisión debido al bajo número de operaciones, teniendo que deducir a sus ganancias el pago de impuestos. Si hubiera empezado con un millón, ahora tendría nueve.

Genial, ¿no? No está mal para haber hecho dos operaciones, y ninguna de ellas demasiado arriesgada.

Pero, por supuesto, se hubiera perdido toda la diversión de hacer trading, hablando con su bróker, enganchado al canal Bloomberg y leyendo nuestro newsletter sobre inversiones. Y hoy, estaría sentado sobre una inversión en oro, maldiciéndonos por haberlo mantenido fuera de uno de los mayores mercados alcistas de la historia.

Pero, ¿puede esperar una rentabilidad mejor?

Probablemente. Hemos desarrollado la Estrategia de Trading Simplificada porque no tenemos el temperamento para hacer investigación de mercado seria. Me gusta la economía e intento unir las piezas del puzzle, pero no tengo la cabeza a prueba de golpes, algo que se le exige a un auténtico analista.

Además, el newsletter de Inversor Global es gratis. Eso no puede igualarlo. Y en cuanto al coste por el tiempo invertido… bueno, intentamos que merezca la pena.

Saludos,

Bill Bonner.

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos. 

Deja tu respuesta