¿Final de fiesta para las economías de América Latina?

Entre recesiones y defaults, pasando por crisis y rebajas de calificación, todo parece indicar que la “década de oro” de las economías latinoamericanas ha llegado a su fin. Sin embargo, a pesar del fin del boom del mercado de las materias primas que impulsó el crecimiento de la región, varios países están tomando las decisiones correctas para seguir por la senda del crecimiento.

Según estimaron analistas consultados por la agencia AFP, los países de la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú) proyectan un crecimiento considerable del 3% este año y un 4% para el próximo. Mientras que la contracara de la región la muestran Brasil con una recesión técnica; Venezuela, golpeada por millonarias deudas y una ascendente inflación, y la República Argentina, sumida en una combinación de estos tres problemas.

¿Qué pasa con las economías después del boom?

El FMI prevé que la región Latinoamericana tenga un crecimiento de menos del 2% de su PIB para 2014.Y si bien el dato parece desalentador en comparación con años anteriores, donde registró topes del 5% y 6%, el hecho de que no haya habido un colapso generalizado es una buena noticia, señalan los expertos.

Latinoamérica en los años 80 y 90 era una región propensa a auges y caídas, dijo a la AFP Augusto de la Torre, jefe del Banco Mundial para la región, y explicó que “en el pasado, en cualquiera de estas situaciones, el marco de políticas en América Latina magnificaba los problemas”.

En este sentido, sostiene que una serie de reformas macroeconómicas  y las políticas monetarias impulsadas por la Alianza del Pacífico salvaron a la región de caer en el colapso.

Sumado a estas políticas, Juan Ruiz, economista jefe para América del Sur del banco español BBVA, explicó que algunos países supieron capitalizar el boom económico para acumular reservas internacionales

“Hay países que gestionaron bien los buenos tiempos y se mantuvieron para no caer en políticas populistas, manteniendo una sólida gestión macroeconómica. Y hay países que no lo hicieron”, analizó Ruiz.

Brasil, una potencia en problemas

El país carioca es la mayor economía de la región y uno de los que no supo capitalizar el boom económico.

Durante el auge, con el estímulo económico de los Estados Unidos en los mercados emergentes y China comprando materias primas, la economía de Brasil registró un crecimiento del 4,5% en cinco años hasta 2010, donde alcanzó un pico del 7,5%.

Esta expansión fue combinada con diversos programas sociales, que lograron transformar a 30 millones de pobres en la nueva clase media en una década.

De este modo, la caída de Brasil en recesión fue muy dura. En lugar de ahorrar durante la expansión, el país vecino optó por financiar programas de bienestar a expensas de los de infraestructura.

¿Cuál es la salida?

Carlos Sabino, economista de la Universidad Francisco Marroquín de Guatemala, puntualizó que administraciones demasiados grandes, costosas y pesadas como la de Brasil resultan un problema estructural en varios países de la región.

Así, a medida que la región busca una salida a esta fase de crecimiento lento, reducir el papel del Estado puede ser la clave para definir si se sigue la senda de la Alianza del Pacífico o la de países como la Argentina o Venezuela.

Si desea conocer qué hacer para ganar dinero invirtiendo en la región, recuerde que puede suscribirse al newsletter semanal de Inversor Global. A través de él, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su dinero. Si todavía no lo recibe, puede pedirlo gratis con un click aquí.

Deja tu respuesta