Expectativas vs. realidad: el lado B del presupuesto 2015

“¡Es un dibujo!”, advirtieron desde la oposición este lunes cuando el ministro de Economía, Axel Kicillof, acompañado por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, presentó en el Congreso el proyecto de ley para el presupuesto del próximo año. Las estimaciones de la cartera que maneja Kicillof son, por lo menos, llamativas: se preveé una inflación  anual del 15% y un dólar oficial a 9,45 pesos.

El optimismo oficialista choca contra las estimaciones de su propio Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) que había ubicado a la inflación una media anual del 23,1%. También contra las cifras que hablan de la recesión económica en la que ha entrado el país en el último año, para el Gobierno la economía pasará del un 0,5% de crecimiento a un 2,8% en tan sólo un año.  Esto último no resulta un dato menor para los inversores, ya que con un crecimiento del PBI menor al 3,22% no se gatillaría el pago del cupón atado al Producto Bruto Interno.

El Poder Ejecutivo también presentó ambiciosas expectativas respecto al gasto público para el último año de gestión de Cristina Kirchner. A contramano de los pedidos de los analistas económicos, que reclaman una reducción de las erogaciones estatales para palear la crisis económica que vive el país, el articulado presentado en el Congreso ayer contempla una expansión del gasto de 13,2% y una variación de los precios del 14,5%. En total, el gasto previsto ascendería a 1.251 billones de pesos.

Los gastos corrientes de 2015 totalizarán 1,089 billón de pesos, o 18,5% más que al cierre de este año . Entre estos se destaca el ítem Transferencias corrientes, que contempla subsidios al sector privado, tanto sociales (AUH) como económicos (al transporte y la energía).

La inversión real directa prevista por Kicillof para el próximo año alcanzaría los 40.056,2 millones de pesos, lo que representa un incremento del 21,2% respecto al capital invertido en 2014.

¿Qué pasará con el dólar?

Tanto la oposición como los analistas económicos criticaron las estimaciones de la Casa Rosada respecto de la cotización del dólar oficial para el próximo año: se prevé que estará en torno a los 9,45 pesos, apenas un peso más que la cotización actual de la divisa oficial. No faltó quien recordara que en el presupuesto de 2014, se preveía un dólar oficial alrededor de los 6,40; pero que esa proyección fue ampliamente superada por la readlidad: en la primera semana de enero, la moneda equivalía a 6,5o pesos.

Hay otro dato que llama la atención de los cálculos del Gobierno respecto del futuro de la moneda local. Según las estimaciones presentadas ayer, el dólar costaría para diciembre de este año 8,2o pesos, 20 centavos menos que la cotización oficial de estos días.

Deja tu respuesta