En Nueva York no se habla de buitres ni de la Argentina

Diego Martinez Burzaco, enviado especial

Llegué a la ciudad que nunca duerme el pasado domingo. Estaba ansioso.

Esa ansiedad estaba más bien dominada por las expectativas que tenía sobre el Congreso de Inversiones al cual asistí. Volver al centro financiero global genera, además, una sensación única para los que trabajamos en inversiones. Miramos todo con ojo inversor, analizando oportunidades (te recomiendo que leas mi columna en el Newsletter gratuito titulada Lo que esconde la Gran Manzana)  

Pero también tenía cierta expectativa en torno a las repercusiones existentes en esta ciudad sobre la actual situación que la Argentina atraviesa con los fondos buitres y el default de la deuda. Quería saber si la noticia estaba en el centro de la escena, cuáles eran las repercusiones y cuál era la sensación térmica que había en la Gran Manzana en torno a este acontecimiento.

Debo confesar que rápidamente estas expectativas se desvanecieron por completo. Nadie menciona al país y ni a su épica batalla contra los buitres.

No en la radio, ni en la tele, ni en la calle.

La Argentina y los buitres pasan desapercibidos. Quizás la gran mayoría se hayan cansados de esta novela que parece no tendrá un final feliz, al menos en el corto plazo. O a lo mejor,  porque se apunta a enfocar energías donde realmente la situación es más predecible y consistente para los inversores.

Pero lo cierto es que aquella intención del Gobierno de sentar un precedente en el mundo en su batalla con los buitres por el momento está siendo seguida con escasa atención.

Cuando el Congreso que motivó mi ida a Nueva York dio el puntapié inicial la sensación de que el país está fuera del radar de los inversores se acentuó. Al intercambiar palabras con los asistentes, cuando comentaba que venía de la Argentina y preguntaba si alguna vez había analizado algún activo local (acciones o bonos) para invertir, la respuesta era categórica: NO.

Y esto no se trataba de que los asistentes estaban desinteresados por Latinoamérica y sus Bolsas. Por el contrario, muchos mostraron especial atención a mercados como Brasil, Colombia o Chile.

Pero la Argentina no fue mencionada en mis intercambios con mis colegas.

Y este proceso también se notó mucho con los expositores. Algunos de ellos se enfocaron en inversiones en Estados Unidos, otros en Europa, Corea y la India tuvieron su lugar también. Brasil, como mencioné anteriormente, fue parte integrante de al menos tres exposiciones centrales.

Inversiones para todos los gustos  y perfiles de riesgo. Pero en ningún caso encontramos respuestas sobre alternativas en nuestro país.

Un ejemplo puntual, y que demuestra cuán pequeño es el mundo, termina por darme la razón de que la Argentina hoy no es un país confiable para invertir. En mi intercambio de palabras con un asistente danés, resultó que hace un par de años está viviendo en la Argentina y que sus oficinas se encuentran a sólo 6 cuadras de nuestras oficinas en Palermo.

Cuando le pregunté a que se dedicaba me dijo que solía desarrollar proyectos en real estate en nuestro país hace un par de años. Sin embargo, ante la parálisis actual decidió buscar nuevos rumbos: Paraguay, Uruguay y Bolivia ya están en su radar.

La Argentina no es prioridad.

Al parecer, nadie está llorando por el país.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Nobody tried Shania TwainJust as Israelis built a state in their homeland, Palestinians have a right to be a free people in their own land.mcm backpack for sale
By participating, individuals agree to be bound by these Terms Conditions.chaussures louboutin
On Saturday, in his last tweet, he congratulated the Nationals Max Scherzer on pitching a no hitter.prada bags

“Staying in college for four years, I was able to get my degree and mature as a man,” Theodore said.hollister sale
Howard black, taking for his text Rev.alviero martini outlet

“He was the greatest kid,” he said.mulberry bag outlet
The trouble is we’ve seen a tremendous cutback in resources for families.mcm bookbags

Deja tu respuesta