Cómo ganar con la volatilidad reciente

El mes de septiembre se está presentando, al menos al momento de cerrar esta columna, como una interrupción del proceso alcista ininterrumpido que ensayaron los mercados desde hace 18 meses.

Con una caída acumulada en torno al 1%, el índice más representativo de acciones está finalizando el noveno mes del año en rojo. Y desde el máximo nivel de 2.011 puntos, la corrección llega a casi el 2%.

Si bien estos movimientos marcan una leve corrección de la suba, poco nos dicen sobre cómo seguirá la tendencia. Son apenas datos de color y los movimientos próximos son los que nos permitirán saber con mayor exactitud hacia dónde nos dirigimos.

Sin embargo, detrás de estos pequeños movimientos hay algo mucho más relevante para un inversor, sobre todo para aquél que disfruta de explotar las oportunidades de muy corto plazo que se dan en la bolsa. Me estoy refiriendo a la actividad de trading.

Y lo que se vislumbró en la última semana, es la vuelta de la volatilidad diaria en las acciones, una amiga del trading.

¿Qué es el trading?

Este concepto involucra una idea muy clara y que se vincula con el hecho de realizar muchos movimientos en la cartera de inversiones, en un período relativamente corto de tiempo, para obtener rendimientos extraordinarios.

Precisamente, cómo usted sabrá, estos rendimientos extraordinarios no están exentos de asumir mayor riesgo en cada movimiento, por lo que el trading no es una actividad para cualquier clase de inversor, sino para los que tienen una predisposición de asumir mayores riesgos.

En este sentido siempre recuerdo anécdotas muy enriquecedoras en torno a esta estrategia cuando trabajaba en sociedades de bolsa. Muchos clientes me manifestaban una y otra vez que buscaban adoptar la actividad de trading como regla general para invertir sus ahorros, pero cuando les mencionaban si estaban dispuestos a perder todo el dinero, en caso de que la inversión no saliera de la forma prevista, rápidamente se echaban atrás.

Y no es una exageración, sino una realidad. Haciendo trading uno puede ganar mucho dinero, pero también está la posibilidad de perderlo todo. Y el inversor debe estar preparado para eso.

De allí que si usted es conservador en el manejo de sus inversiones, no avance con esto. Si es moderado, quizás pueda intentarlo con una parte muy menor de su cartera. Y si es agresivo, ya sabrá de qué se trata.


Herramientas para “tradear” el S&P 500

Si lee con frecuencia esta columna, habrá identificado que al momento de analizar inversiones y encontrar valor agregado soy más amigo de los fundamentos económicos de los activos que del análisis técnico.

Pero sería miope de mi parte no reconocer al análisis técnico como el mejor aliado del inversor dedicado al trading. Y esto se debe a que con esta herramienta uno puede detectar patrones de comportamiento de las acciones para el corto plazo, algo que los fundamentos no permiten al operar en el largo plazo.

Aclarado esto, analicemos el siguiente gráfico:

La imagen anterior tiene mucho información útil si le interesa tradear el S&P 500. Avancemos por partes…

La reciente corrección del S&P 500 se mantiene dentro de los canales esperados de la tendencia alcista. Esto quiere decir que en la medida que el índice respete el nivel de 1.995 / 1.960 puntos puede recobrar la tendencia alcista en breve.

Esa es la primera señal que el trader debe considerar.

Uno de los parámetros más usualmente utilizados en el análisis técnico es la media móvil, que es el promedio móvil del índice considerando una fecha determinada. Si el índice se encuentra por encima de la media móvil en cuestión, entonces es una señal de continuidad de tendencia, sino lo contrario.

Y cuando analizamos la media móvil de 20 días (línea azul) y la de 50 días (línea roja) se observa que el índice las cruzó para abajo, lo que indicaría cierta presión de continuidad de la tendencia bajista.

Aquí hay una nueva señal a tener en cuenta.

Finalmente, el gráfico nos muestra una tercera herramienta, denominada RSI (Relative Strength Index), que mide la proporción de ruedas en las que el índice terminó en alza respecto las ruedas en las que terminó en baja. Cuando este número llega a 30, el índice está sobrevendido y se sugiere comprar, esperando una recuperación. Y cuando el valor está en 70, se supone que hay un nivel de sobrecompra y que el trader debe vender esperando que baje.

Hoy ese nivel está exactamente en 50 puntos, justo en la mitad.

En síntesis, en la actualidad hay tres señales que muestran caminos a seguir distintos. Uno comprar (si se respeta la zona 1.950 / 1.960 puntos), uno vender (media móvil) y uno mantener (RSI).

En mi opinión, la primera de las tres señales prevalece sobre las otras dos en este escenario, por lo que el monitoreo de la zona crítica de 1.955 puntos para el S&P 500 es vital. Si se respeta, podemos esperar un rebote.

Y es ahí donde el trader espera conquistar un retorno extraordinario (asumiendo los riesgos del caso)…

A su lado en los mercados.

Diego Martínez Burzaco,

Para Inversor Global.

Deja tu respuesta