Que sí, que no: el Banco Central volvió a subir las tasas de interés

Hace sólo quince días, el Banco Central de la República Argentina había bajado sus tasas de referencia, medida que se tradujo en la disparada del dólar de la última semana. Ayer, en una sorpresiva maniobra para contener el peso argentino, la entidad que preside Juan Carlos Fábrega dio marcha atrás con esa medida y volvió a subir las tasas de interés que pagan letras y notas. 

La entidad informó que pagará aproximadamente 100 puntos básicos más en la licitación de este martes para los plazos más cortos (96 y 110 días). Aunque la decisión tomó por sorpresa al mercado, los factores que motivaron este volantazo están a la vista de todos en la city:  la incertidumbre económica por la situación argentina frente a los fondos buitre y la merma en las liquidaciones de divisas provenientes del agro, que apuraron  la suba del dólar la semana pasada, tanto en su cotización oficial como en el mercado informal.

De acuerdo con la información de la autoridad monetaria, se fijo una tasa del 26,86% para el tramo de 98 días y de 27,37% para el de 112. Para encontrar plazos y tasas similares hay que remontarse a la licitación del 5 de agosto, cuando se pactaron la misma tasa de 26,86% a 98 días y 27,01% a 112 días.

El cambio de estrategia monetaria en un periodo de tiempo tan acotado es una señal del desconcierto del equipo económico frente al nuevo panorama que se le abre al país luego del default. Detrás de ella, se encuentra una pulseada que el propio ministro de Economía, Axel Kicillof, juega con el presidente del Central.

Kicillof apuntaba a que la baja de tasas volcara a los ahorristas a tomar crédito y de esta forma impulsar el consumo.  Sin embargo, los cálculos del ministro habrían fallado, ya que luego de la reducción de las tasas de referencia, no sólo no creció el crédito sino que se disparó la demanda del dólar en todas sus versiones: oficial, blue y dólar bolsa.  Tal como explicara el diario Ámbito Financiero, “Aquella medida generó un fuerte impacto negativo entre los inversores: en medio de la incertidumbre del default, lo menos recomendable era bajar las tasas de interés, restándoles incentivo a los ahorristas a quedarse en pesos.”

Ahora, el BCRA desandará su camino, para intentar disminuir la presión sobre el tipo de cambio. Un día después de haber anunciado esta modificación, la estrategia de Fábrega parece haber resultado efectiva, ya que este martes el dólar oficial cotiza estable a 8,43 pesos. 

 

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido