Post default: analistas descartan la amenaza de contagio en bonos de emergentes

invertir mejor en bonos

Antes de que la Argentina entrara en el default que en la actualidad se encuentra, los analistas pronosticaban que si se daba este escenario, el temor de un contagio a otros países emergentes era mínimo, así como la preocupación de que el propio país sufra el tipo de implosión económica de hace 13 años.

Efectivamente, al hacer un análisis desde el presente, se puede concluir que tenían razón. Por un lado, si bien sí se perciben consecuencias económicas graves (como la agudización de la merma de reservas) no tienen punto de comparación con las de antaño. Por el otro, como el país representa menos del 2% del índice JP Morgan de bonos emergentes la amenaza de contagio es reducida.

Según un artículo publicado en el diario El Cronista, si bien los bonos de mercados emergentes están experimentando una seguidilla de malas noticias: inestabilidad geopolítica; débiles perspectivas económicas en algunas de las economías más grandes del grupo, como Brasil;  la cesación de pagos de deuda soberana en Argentina no tiene gran impacto.

Como en diciembre de 2001, cuando Argentina defaulteó deuda por 100.000 millones de dólares, los bonos del mercado emergente tardaron sólo 48 horas en empezar a recuperarse. Todo lo que les llevó fue un par de días, y la mayoría de los bonos de mercados emergentes empezaron a subir de nuevo.

En la actualidad, los analistas e inversores sostienen que es reducida la amenaza de contagio derivada de los problemas de deuda en un único país ya que Argentina ahora representa menos del 2% del índice JP Morgan de bonos de mercados emergentes, que es una referencia del sector.

Según los expertos, como mucho, una liquidación de deuda de mercados emergentes podría una vez más ofrecer a los inversores una oportunidad para comprar bonos.

“Antes, el potencial de contagio era más real. Si un país defaulteaba, el grupo entero podía verse afectado,” se apunta en el artículo. “Esta vez, el impacto no se siente ni en los bonos de países como Venezuela.

Es más, los papeles recompensaron a los ahorristas pese a los titulares negativos. El retorno total de los bonos de mercados emergentes se ubica en 9,4% este año, según los índices JPMorgan, con rendimientos promedio para los títulos valores de 5,1%. Eso se compara con los retornos totales de 3,27% que ofrecieron los bonos del Tesoro estadounidense, con un promedio de 1,42%, según Barclays.

Hasta los mismo bonos argentinos se mostraron indiferentes. Si bien los papeles reestructurados nominados en dólares cayeron fuertemente en agosto después del default, la deuda argentina promedio dio un retorno cercano a 8,1% este año, como detalló JP Morgan.

Si desea recibir un informe con todas las consecuencias que pueden afectar a la Argentina y a sus activos, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Nuestros expertos, Diego Martínez Burzaco y Federico Tessore, le compartirán sus tips para invertir mejor. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta