Para The Economist, el nuevo canje implica un “reto operativo”

Para The Economist, el nuevo canje implica un "reto operativo"La telenovela de la deuda argentina y las maniobras que quiere aplicar la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para sortear el fallo del juez Thomas Griesa no se detienen. Este jueves, la revista The Economist volvió a centrar uno de sus artículos en el nuevo canje que planea la mandataria.

“Si no puede vencerlos, cambie el campo de batalla”, dice la nota, en relación a la salida que se planteó en los últimos días de pagar los bonos con legislación extranjera en Buenos Aires. Además, afirma que el plan se ha preparado desde 2012, cuando Griesa dictaminó que el país no podía pagar a los acreedores que aceptaron sus canjes de deuda de 2005 y 2010 sin compensar a los holdouts en su totalidad.

A pesar de las intenciones de la mandataria para poder salir de este nuevo default, el medio de comunicación hace referencia a los obstáculos que tendría que superar, en caso de que esto sea posible.

The Economist afirma: “Si funciona, la Argentina podría salir del default declarado después de que el juez Thomas Griesa detuviera el pago de intereses sobre los bonos reestructurados emitidos bajo la ley de Nueva York. El discurso de Fernández fue principalmente una explicación de cómo Argentina se metió en este lío y no ahondó en detalles técnicos. El cambio de ruta propuesto parece ser un reto legal y operativo”.

Al mismo tiempo indicó que los precios de mercado de los bonos se desplomaron, ya que los inversores esperanzados de que se llegara a un acuerdo con los fondos buitre perdieron todo interés en estos instrumentos.

Las piedras en el camino para la Argentina

  • La revista señala que la primera cuestión práctica se relaciona con la ejecución del plan sin la participación de intermediarios. Los bonos están técnicamente registrados en entidades depositarias y de custodio y sin su cooperación, los bonistas no podrán corroborar que poseen dichos bonos. Es probable que esto no suceda, ya que podrían ser acusados de desacato por el juez Griesa.
  • El otro obstáculo que tiene el país se relaciona con el Bank of New York Mellon (BONY), que es el agente de pagos para los bonos bajo la ley estadounidense y que necesitaría dejar de participar en toda la transacción. No obstante, los contratos de bonos no dan a la Argentina el poder de sustituir el fiduciario. El banco estadounidense podría renunciar, argumenta The Economist, pero tendría que enfrentarse a un litigio. Aunque Fernández de Kirchner quiere reemplazar a BONY con Nación Fideicomisos, para la revista esto no puede realizarse ya que no se ajusta a uno de los requisitos contractuales, el cual indica que el agente debe tener oficinas en Manhattan y estar en buen estado legal en Estados Unidos.

Movida política

La presentación que hizo Cristina Fernández de este plan “está destinado a fallar”, dijo The Economist en su nota, además de preguntarse el porqué de este anuncio. Según un grupo de investigación al que contactaron, la movida sería más política que práctica, y su propósito sería el de agitar un poco a la oposición.

La telenovela seguirá su curso y ahora habrá que esperar qué movimiento harán ahora los fondos buitre para obligar a la Argentina a pagar.

Inversor Global le puede dar una mano en su camino para saber invertir. Por medio del Newsletter semanal, al cual puede suscribirse gratuitamente, nuestros expertos económicos le seguirán entregando recomendaciones sobre inversión y economía. Para recibir gratis nuestro Newsletter y suscribirse a nuestros servicios, haga click aquí.

Deja tu respuesta