Para saber si el país incurre en el desacato habrá que esperar hasta septiembre

administración financiera argentina

El martes por la noche, Cristina Fernández de Kirchner anunció el envío al Congreso de un proyecto de ley para cambiar el lugar de pago de la deuda y hacerlo en la Argentina. El propio juez Thomas Griesa le había advertido al país oficialmente en dos oportunidades concretas que esta decisión estaba “prohibida” y que de activarse tendría “consecuencias legales serias”. Sin embargo, ayer, el magistrado concluyó que esperará hasta septiembre para anunciar la declaración de desacato del país.

El juez estadounidense había citado a una audiencia en su despacho ayer por la tarde luego de que el fondo buitre NML, de Paul Singer, pidiera una reunión de urgencia. NML argumentó que, con el proyecto de ley que el Gobierno envió al Congreso, la Argentina intenta eludir las órdenes del juzgado de Griesa y pidió, por eso, que el país se considerado en “desacato”.

Por eso, se reunieron este jueves en Nueva York para definir los pasos a seguir. La audiencia fue en las oficinas de los abogados Theodore Olson y Robert Cohen, que representan a los fondos NML Elliott, propiedad de Paul Singer, y estuvieron presentes, entre otros Stephen Poss y Robert Carroll de Olifant y Roy Englert de Aurelius.

Thomas Griesa sólo avanzará en una declaración de desacato contra la Argentina si el Congreso sanciona el proyecto de ley de cambio de jurisdicción que el Gobierno envió al Parlamento esta semana y luego de la reglamentación del cambio de domicilio para el pago de la deuda externa con vencimiento en Nueva York, según informó el diario Ambito Financiero.

“Es prematuro”, expresó el magistrado ante el reclamo insistente de los abogados de los fondos buitre NML Elliott, Olifant y Aurelius, que presionaban para que Griesa dicte el “desacato inmediato” contra la Argentina. Igualmente, el juez se negó a avanzar sobre este pedido de los fondos buitre, en una nueva audiencia en su corte pedida por los abogados de los holdouts, donde además declaró de “ilegal” la medida y que espera que la Argentina y los fondos buitre vuelvan a negociar.

De esa manera, el juez Griesa postergó la decisión para septiembre, mes en el que la Argentina tiene que pagar el 30 un nuevo vencimiento de deuda en Nueva York (bono Par) por unos 184 millones de dólares y donde ya no giraría el dinero al Bank of New York Mellon (BoNY) como lo hizo el 27 de junio pasado, días antes del vencimiento del bono Discount del 30 de junio. 

El pedido de avanzar con la declaración de desacato fue hecho ayer oficialmente por los abogados Robert Cohen (Elliott), Robert Carroll (Olifant) y Edward Friedman (Aurelius), luego de haberse reunido ambos con los otros abogados de los fondos buitre y holdouts que tuvieron fallo positivo en el “juicio del siglo” y que reclaman unos 1.660 millones de dólares. 

La audiencia de ayer fue de las más largas en mucho tiempo. Duró más de una hora veinte minutos, y sirvió para una nueva tanda de amenazas contra los que ayuden a la Argentina a “no cumplir la ley”. El magistrado advirtió que cualquier entidad que asista a la Argentina para evitar cumplir la orden de su Corte “incurrirá en una clara violación” y que el que quiera “ayudar a la República debe buscar que no se evadan las órdenes de la Corte” en referencia al cambio del lugar de pago a los bonistas.

Si desea recibir un informe detallado sobre las consecuencias que generaría la aprobación de este proyecto de ley, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Además, nuestros expertos Federico Tessore y Diego Martínez Burzaco, le compartirán tips para poner en orden su administración financiera. Si todavía no lo, recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta