Pago soberano local de la deuda externa: ¿la Argentina incurre en el desacato?

administración financiera en la argentina

Cristina Fernández de Kirchner anunció el envío al Congreso de un proyecto de ley para cambiar el lugar de pago de la deuda y hacerlo en la Argentina, y reabrir el canje para permitir que quienes no ingresaron lo puedan hacer. El propio juez Thomas Griesa le había advertido al país oficialmente en dos oportunidades concretas que esta decisión estaba “prohibida” y que de activarse tendría “consecuencias legales serias”.

Ésta fue la última maniobra oficial para salir del default selectivo en el que entró la Argentina ante la imposibilidad de pagar la deuda reestructurada por decisión del juez Griesa. Asimismo, el Poder Ejecutivo también decidió cambiar al banco que funciona como agente de pago de la deuda, ya que ahora será Nación Fideicomisos y no el Banco de Nueva York Mellon.

La iniciativa, denominada “Pago soberano local de la deuda externa de la República Argentina”, buscará garantizar el pago de la deuda a tenedores de bonos, remover al Banco de Nueva York Mellon como agente y reemplazarlo por Nación Fideicomiso. Así, reabrirá el canje para los holdouts, a quienes se les depositaría en una cuenta los fondos como si hubiesen adherido al canje.

El cambio de jurisdicción para el pago de la deuda fuera de Wall Street, posibilita al juez estadounidense a declarar el “desacato” ya que  Griesa se referió puntualmente a que declararía la ilegalidad de la medida y decretaría que la Argentina ingresaría en un desacato a su orden de pagar la deuda de jurisdicción en Nueva York a través del Bank of New York Mellon (BoNY), para poder ser así objetos de eventuales embargos para cumplir la cláusula pari passu que él mismo había dictado.

Como además estos fallos de Griesa fueron ratificados en agosto de 2013 por la Cámara de Apelaciones de Nueva York y en junio de este año por la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos; la decisión de Griesa de declarar a la Argentina en situación de ilegalidad, o desacato, por haber cambiado la jurisdicción del pago de los bonos no podrá ser apelada y quedará firme sólo con la decisión del juez neoyorquino.

La definición exacta de la Justicia de los Estados Unidos de la figura de desacato, según la jurisprudencia citada por todos los magistrados de ese país, es la de cometer un “delito calumniando, injuriando, insultando o amenazando a una autoridad o un funcionario público en el ejercicio de sus funciones”.

En este caso, la calumnia o injuria es ante el juez Griesa, por desobedecer explícitamente la Argentina un fallo primario (pagar en Wall Street a través del BoNY) y una orden y prohibición (no cambiar la jurisdicción); con lo que el país ingresaría para la Justicia norteamericana en una doble desobediencia.

Esta mañana, Jorge Capitanich, jefe de Gabinete “El impacto de un eventual orden de desacato la debe explicar el mismo juez (Thomas Griesa). No es exactamente lo mismo una persona física o una persona jurídica, que un país soberano. Eso lo debe explicar el juez sus alcances”, respondió.

El ministro coordinador insistió durante su habitual conferencia de prensa en la condición de soberana que reúne el país, y volvió a cuestionar otra vez la “alevosía” con la que actúan los fondos buitre, que “destruyen el marco regulatorio” y “atacan dura y tenazmente” a quienes no aceptan sus exigencias. 

Si desea recibir un informe detallado sobre las consecuencias que generaría la aprobación de este proyecto de ley, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Además, nuestros expertos Federico Tessore y Diego Martínez Burzaco, le compartirán tips para poner en orden su administración financiera. Si todavía no lo, recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta