Noruega y una gran lección para evitar la “maldición del petróleo”

Cuando un país cuenta con abundantes recursos naturales, como minerales y combustibles, corre el riesgo de caer bajo el despilfarro, la ostentación y el autoritarismo. Esta situación es conocida como “la maldición del petróleo”, y hace referencia a la paradoja de que los países ricos en recursos naturales tienden a tener un menor crecimiento económico y desarrollo que los países que no los tienen.

Para evitar esta maldición, todo depende de cómo los recursos sean administrados. Y Noruega es un buen ejemplo de esto.

A diferencia de muchos países que han malgastado su renta petrolera, el país escandinavo siguió invirtiendo su dinero y formó un enorme fondo soberano que supera los 800 mil millones de dólares. Con disciplina, aprovechó su fuente exclusiva de riqueza y creó hace casi 30 años este Fondo para poder sostener otras actividades con cierto grado deficitario. En 2013, fue equivalente al 183% de su PBI y se pronostica que en para 2030 llegue al 220%.

¿Cómo evitar las trampas de la riqueza?

En Bergen, la segunda la segunda ciudad más grande del país, hay pocas muestras ostentosas: no se ven autos de lujo con vidrios polarizados ni costosas y exclusivas marcas en los shoppings. Pero aún así, la mayoría de la población se muestra contenta con esto.

“Tuvimos que invertir mucho dinero antes de que pudiéramos gastarlo en algo”, dijo Alexander Cappelen, profesor de la Facultad de Economía de Noruega, al sitio BBC News.

El país nórdico es el séptimo exportador de petróleo en el mundo y sus ingresos petroleros son enteramente destinados a un fondo que financia el Estado del bienestar a largo plazo. El objetivo de dicho fondo fue evitar el ciclo de auge y caída, con una inversión de dinero en el extranjero. “Adoptamos la mentalidad correcta al saber  que era un plan a largo plazo”, sostuvo Cappelen.

También, mucho tuvo que ver la confianza en el Gobierno para que el país viva estas condiciones. En Noruega no hay un gasto excesivo ni descontrolado: según una estudiada directriz, sólo el 4% del excedente del fondo puede ser destinado a gastos o inversiones en proyectos públicos.

Así, el alto grado de confianza de los ciudadanos en el Gobierno hace funcionar un modelo económico basado en el crecimiento, el ahorro y la buena administración.

Mientras otros estados petroleros no supieron desarrollarse, Noruega aprovechó su fuente exclusiva de riqueza y generó el Fondo hace casi 30 años para poder sostener otras actividades con cierto grado deficitario. Este es el caso de los sectores agrícolas, que gracias al Fondo pueden continuar trabajando en el Ártico.

Gobernantes ricos, ciudadanos pobres

En la vereda de enfrente, entre los países que sufren de esta maldición se encuentran muchos países de Medio Oriente y Venezuela. Allí, la abundancia de recursos naturales se convirtió en despilfarro y corrupción.

El país bolivariano dispone de la quinta reserva de petróleo más grande del planeta, pero sin embargo es un ejemplo del fracaso en gestión política y administración financieraAsí, cuanto más petróleo extraen y venden estos países, sus gobernantes se vuelven más ricos y sus ciudadanos más pobres.

Si desea recibir el análisis de nuestros especialistas sobre el manejo de la administración financiera de nuestro país y de las naciones más ricas del mundo, recuerde que puede suscribirse a nuestro newsletter gratuito. Si todavía no lo recibe, pídalo aquí

Comment 1

  1. Roberto De Zan

Deja tu respuesta