¿Cómo llegar a jubilarse con ahorros?

administración financiera para la jubilación

En la Argentina es complicado jubilarse. Terminar la etapa activa para pasar al ciclo pasivo con el mismo bienestar es realmente difícil. La jubilación no va a alcanzar para solventar todos los gastos que se tendrán en ese momento. Por eso, para poder financiar el retiro -y hacerlo exitosamente- es necesario empezar a planificarlo hoy.

Se debe pensar en un ingreso adicional a la jubilación, que se pueda “poner a trabajar”. Además, se debe ser disciplinado con la administración financiera ya que no sirve que un mes se ahorre y cuatro no, sino que se debe alentar la práctica cotidiana.

Más allá de estos pequeños consejos, Mariano Otárola, director ejecutivo de la Escuela Argentina de Finanzas Personales, puntualizó en el sitio Apertura.com una serie de opciones para aquellos que se encuentren planificando su retirada laboral. Descúbralas, a continuación:

Dólares: El especialista advierte sobre la mala costumbre de “guardar dólares por mucho tiempo”. Si bien es la principal vía de ahorro de todos los argentinos, hay que tener en cuenta que la inflación también impacta en ellos. “Está bien refugiarse en la divisa estadounidense, pero hay que invertir: 10 mil dólares guardados en una caja de seguridad por 10 años, con una inflación en dólares del 2 por ciento anual, reduce el poder de compra a 8.200 dólares”, ilustra.

Mercado de capitales: Para aquellos que busquen algo más que apostar por dólares, Otárola asegura que la inversión en títulos públicos y acciones es una oportunidad única. Entre varios ejemplos, el director ejecutivo de la Escuela Argentina de Finanzas Personales comenta que: “si invirtiera 10 mil pesos en el Bono AY24, en 6 años estaría recuperando la inversión y, en un plazo total de 10 años, estaría recibiendo 1.800 dólares”. En esta línea, destaca que pocas inversiones en el mundo permiten ganar cerca de un 12 por ciento anual en dólares y, además, la posibilidad de salir de la inversión –en dólares vía dólar MEP– en cualquier momento.

Fondos comunes: Para los individuos que no se sientan seguros de invertir directamente en acciones y bonos, Otárola recomienda hacerlo a través de los fondos comunes de inversión. “Se puede arrancar con 1.000 dólares y también se podrían comprar cuotas parte todos los meses. Para el largo plazo, lo ideal es buscar un fondo que invierta en renta fija y variable”, detalla.

Seguros de retiro: Se trata de una “joyita” para aquellos a quienes les cuesta ahorrar. A través del débito automático de la tarjeta de crédito, pueden construir un capital en el tiempo sin darse cuenta. Es decir: un gasto en tarjeta se transforma en una inversión. Hay varios sistemas: aquellos en los que se aporta una pequeña suma mensual o los que requieren un aporte inicial más sumas mensuales.

El Newsletter gratuito de Inversor Global le ayudará a resguardar su administración financiera. Además, nuestros expertos Federico Tessore y Diego Martínez Burzaco, le acercarán las mejores opciones de inversión, de acuerdo a su aversión al riesgo. Si todavía no lo recibe, hágalo con un clickaquí.

Comment 1

Deja tu respuesta