The Economist comparó a la Argentina con el uruguayo Suarez

Los argentinos ya comenzaron a acostumbrarse a los golpes que la prensa especializada le da al Gobierno, especialmente por sus decisiones en materia económica. Sin embargo, el editorial que la publicación inglesa The Economist le dedicó a la Argentina esta semana fue un poco más allá de lo conocido: llamó al país “el Luis Suarez de las finanzas internacionales”.

Es que para el medio, la actuación del jugador uruguayo en la Copa del Mundo de Brasil 2014, acusado de morder a un jugador de la selección de Italia, es repudiable e inmadura. En seguida lo relacionó con la situación del país en su conflicto con los buitres: ” refleja una actitud adolescente que cree que las reglas están ahí para hacer rotas”, afirma.

El artículo comienza con un relato de lo que ocurrió luego de la repercusión que tuvo la actitud de Suarez  y la posterior polémica en torno a la sanción ejemplar que le impartió la FIFA. Y aunque menciona la llamativa reacción que tuvo el presidente uruguayo, Pepe Mujica, no arremete contra el Uruguay sino que va de lleno contra la situación argentina: usa a la “viveza criolla” como el rasgo que une a ambos países: tanto en el campo de juego como en los tribunales del mundo.  Ésta #ha sido la marca distintiva de la política económica argentina tanto en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner como en el de su esposo y antecesor, Néstor Kirchner”, asegura la nota.

“La noción de que la Argentina puede regirse sus propias reglas, más que por las de la economía o por las del resto del mundo, fue simbolizada en la negación gubernamental del impacto inflacionario de sus políticas expansivas mediante el toqueteo de los índices al consumidor. Mientras, los Kirchner han amontonado culpas contra el FMI por los problemas del país”, agrega la publicación.

The Economist incluso dice que muchos que observan el conflicto de manera objetiva coinciden con Cristina en que los “fondos buitre” no son socialmente útiles y que la interpretación de Griesa de la claúsula pari passu no sólo socava el sentido común sino también el sistema financiero internacional y el lugar que ocupa Nueva York dentro de él al hacer más difícil las reestructuraciones de deuda.

Pero aclara que esta visión ignora la insistencia de Argentina por “vivir dentro de sus propias reglas.”

“Al tardar tanto para lograr la restructuración y la aprobación de leyes que prohibieron cualquier tipo de negociación con los holdouts, Argentina ha hecho todo lo posible para que la interpretación de Griesa del pari passu parezca intelectualmente coherente.”

La publicación cierra su referencia al país con una frase rutilante: “Como Suárez pudo ver, uno rompe las reglas bajo su propio riesgo. Tarde o temprano, la realidad encuentra la forma de morderte a vos”.

 

Deja tu respuesta