¿Que hacer para que tu empresa no sufra el posible default?

como prevenir el default administración financiera

Todavía no se conoce el desenlace de la causa Buitre pero todo indica que hay altas probabilidades de que la Argentina caiga en default (aunque sea selectivo o técnico). Este escenario no sólo afectará la administración financiera del país sino también de su empresa.

El sitio ElEconomistaAmérica.com enumeró una serie de errores que pueden hacer que tu empresa caiga en los tiempos difíciles. Si la Argentina termina afrontando un default, debería tener cuidado de no cometer las equivocaciones descritas a continuación:

Negar la realidad: los cambios en la economía acaban haciendo caos en casi todas las empresas, hay que ser consciente y estar preparado por si nuestro negocio también se ve afectado por estas crisis.

No prestar atención a indicadores externos: tenemos la obligación de estar atentos a los indicadores macroeconómicos que pueden afectar a nuestro negocio, estar alerta a las tendencias del mercado o a la introducción de nuevos productos.

No hacerlo tampoco con los indicadores internos: hay que estar atento a lo que pasa en el entorno de la empresa, pero también es necesario mirar hacia dentro y ser consciente de qué puntos están fallando o pueden hacerlo.

Delegar decisiones de mucha importancia: los momentos difíciles vienen acompañados de decisiones complicadas, pero debemos asumir la responsabilidad y no delegar en otros para evitar enfrentarnos al problema.

Falta de comunicación: los canales de comunicación entre directivos, empleados, clientes y proveedores deben ser estables y estar bien estructurados. La comunicación es fundamental dentro de la organización de una empresa.

No estar abierto a alternativas: los cambios y dificultades pueden obligarnos a reaccionar ante ellos cambiando cosas de nuestra estructura, funcionamiento e incluso funciones y objetivos. Cerrarse a esta posibilidad puede acabar matando a nuestro negocio.

Falta de cautela: tenemos que actuar con precaución, sin caer en los extremos y evaluando los riesgos para tomar las decisiones más oportunas posibles.

No tener en cuenta presupuestos y proyectos: los presupuestos no están para verlos una vez al año, hay que estudiarlos, replantearlos y buscar siempre una manera de mejorarlos.

Hacer recortes de personal, inversiones y gastos: aunque en ocasiones la solución está en reducir los gastos e inversiones, tenemos que estudiar bien las opciones y sus consecuencias para no acabar cometiendo errores, ya que muchas veces estas inversiones son generadoras de beneficios.

No evaluar los riesgos del negocio: es importante saber identificar los riesgos de nuestro negocio y hacer una evaluación continua de los mismos para administrarlos con eficacia y que no arruinen a la empresa.

Si desea recibir más información para preparse y preparar a su empresa a el peor escenario, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta