Operación antidefault: todavía no hay acuerdo pero los bancos proponen la solución

fondos buitre administración financiera

Cuando parecía que a la Argentina ya no le quedaba ninguna alternativa que “defaultear”, llega una posible solución desde los bancos de capital nacional, quedefinieron ayer una propuesta para comprar toda la sentencia en poder de los holdouts a cambio de 1.200 millones de dólares para estirar su pago hasta enero y posponer el cumplimiento del fallo, que impide pagar la deuda reestructurada.  De esta manera, los  nuevos acreedores, cobrarían así el año entrante con bonos.

Ayer por la tarde, mientras que el ministro de Economía, Axel Kicillof, y representantes de los fondos buitre negociaban contrarreloj un acuerdo, una reunión de banqueros de Adeba (capital nacional) y Abbapra (cooperativas y estatales) comenzaron a idear un plan para comprar una parte de la sentencia a favor de NML Capital, Aurelius, Olifant y el resto de los holdouts.

Según publicó Ambito Finaciero, finalmente, ofrecieron alzarse con todo el juicio. A cambio, NML Capital y compañía pedirían un stay o cautelar inmediato que permita pagar los 539 millones de dólares de deuda que permanecen congelados en las cuentas del Bank of New York en Buenos Aires.

El grupo de bancos, liderado por el Macro de Jorge Brito, comprará todo el juicio por 1.200 millones de dólares, casi el 100% del total. Restaba definir si para eso usarían dólares que mantienen en cuentas del exterior o depósitos en dólares en cuentas a la vista que forman parte de las reservas.

La estructura de la “operación antidefault” se planteó de la siguiente manera: los bancos locales, con pesos, comprarían bonos argentinos en dólares, los cuales se entregarían a los acreedores, mayormente fondos buitre. A cambio, las entidades se quedarían con los viejos papeles en default (y el consecuente reclamo ante el juzgado de Thomas Griesa).

Lo que era importante que quedase en claro es que no había participación estatal en la operación. Esto porque si no se corría el riesgo de que se gatillara la cláusula RUFO, la conocida norma que impide al Gobierno hasta el próximo 31 de diciembre efectuar una mejor oferta o pago que lo ya realizado en los canjes de 2005 y 2010.

En función de ello es que entrará en escena después SEDESA (Seguros de Depósitos SA), la que garantizará la operación y que pondrá una suerte de “piso” a la cotización de los papeles en manos de los bancos.

Anoche, representantes de bancos nacionales viajaron a Nueva York para negociar con el fondo NML, del Elliot, principal demandante en la causa del default. En las entidades interpretan que Elliot es, después de todo, el interlocutor de mayor peso y con más posibilidades de destrabar el conflicto.

Si bien todavía no se sabe si se aceptará esta propuesta, se trata de una alternativa sobre el final de la hora, como una luz al final del túnel. Si desea seguir informado sobre este y otros temas de administración financiera y economía, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Comment 1

  1. Rosana Langone

Deja tu respuesta