Le presento al enemigo silencioso de sus ahorros…

Es un enemigo que avanza con sigilo y  a hurtadillas, y que –por momentos- se transforma en una mochila casi imposible de cargar. Su paso es casi imperceptible, pero constante e implacable.

Usted se pone a pensar en los principales enemigos que tienen hoy sus ahorros y rápidamente llegan a su mente la devaluación, la inflación, e incluso el impacto que pueda tener el desenlace del juicio entre la Argentina y los fondos buitre en la economía doméstica.

Día a día, la prensa nos bombardea con impactantes titulares al respecto; nos cuenta los peligros que yacen tras estos tres “demonios”, pero no suele reparar en lo que le voy a contar.

Hoy usted tiene un socio invisible. Se queda con la mitad de lo que gana en su trabajo o más. Está ahí cuando se sube al subte,  cuando se toma su hora de almuerzo, y cuando cierra la jornada y emprende el regreso a casa.


¿Qué sabe usted de lo que se lleva el Estado hoy?

Antes de llegar a eso, déjeme contarle que ya el año pasado obtuvimos el poco feliz galardón de ser el país con la mayor presión tributaria de Latinoamérica. Incluso teníamos más carga impositiva que el promedio de aquellas naciones consideradas primermundistas (OCDE). Esto claro, sin las contraprestaciones de Alemania y Suecia.

Puede que la situación haya cambiado en los últimos tiempos, es probable que piense usted con una cuota de exagerado optimismo.

Los impuestos se llevarán entre un 47,2% y un 59,5% de su salario este año, dependiendo de su nivel de ingresos.  Estas diferencias se deben a que la carga es progresiva.


El día de la independencia tributaria

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) hizo un estudio para cuatro niveles de salario neto tipo: $ 9.742,  $ 21.111, $ 31.856 y $ 48.095. Preste mucha atención al gráfico que sigue.

Lo que ve ahí es el “Día de la independencia tributaria”. Es decir, a partir de esa fecha deja de trabajar para el Estado y comienza a hacerlo para usted y su familia.

Como ve, en el mejor de los casos (el de menor salario, porque es un esquema progresivo de impuestos), se alcanza la libertad tributaria recién el 21 de junio.

Y si siguen pensando que la situación está mejor en los últimos años, déjeme decirle que en febrero de 2002, ya habría dejado de pagar impuestos.

En el gráfico que sigue podrá ver claramente el porcentaje sobre su sueldo que los impuestos se llevaron en los últimos cuatro años. La curva es ascendente.

Este análisis incluye las tres divisiones tributarias: municipal, provincial y nacional.

Así, en momento s en que se debate la actualización del impuesto a las Ganancias; un tributo que  en vez de modificarse por ley, se hace por decreto, a gusto y gana del Gobierno (utilizándolo como una moneda de negociación), vale la pena hacer esta radiografía del esquema tributario argentino.

Da la sensación de que esto no se debería resolver con ajustes de tuercas aisladas, sino con una afinación completa de un motor que viene perdiendo fuerza.

Hasta la semana que viene.

Saludos,

Ignacio.

Deja tu respuesta