La mayor parte de los argentinos no están conformes con su situación económica

Se suele decir que el argentino es un inconformista por naturaleza. Lo que tiene no lo quiere, prefiere lo de los demás y de todo se queja. Sin embargo, hay ciertos temas, que van más allá de esta peculiaridad.

Cada vez más, se escuchan frases como: “No me alcanza el sueldo” o “¡Qué caras están las cosas!”, y no son meras quejas, son mucho más; un fiel reflejo de la realidad que viven los habitantes de este país.

En esta línea, un estudio realizado por Poliarquía Consultores y publicada por El Cronista, indica que el 65% de los argentinos no está conforme con su situación económica.

Según el análisis, apenas uno de cada tres argentinos –-precisamente el 35%–- está conforme con su situación económica. Del restante 65%, un 47% la califica como regular y un 18% lo hace de manera negativa.

La realidad actual del país, que combina un escenario inflacionario  con un menor crecimiento, tal vez es clave para determinar el descontento de la sociedad, destaca la publicación.

Una muestra de ello puede ser que, siempre según Poliarquía, en septiembre de 2011 el 55% de los argentinos estaba conforme con su situación económica.

El diario apunta que, como los analistas económicos pronostican para este año una inflación que ronde entre el 30% y el 40%, al mismo tiempo que, los cierres de las paritarias, en promedio, fueron del 30%, habrá una reducción de los salarios reales en la mayoría de los casos. Lo que provocará mayor disconformidad para el año entrante.

Por esta razón, Inversor Global siempre recomienda a sus lectores y suscriptores adoptar un comportamiento responsable y comprometido con los ahorros. En esta dirección, no sólo será atinado conservarlos sino también “ponerlos a trabajar”. En el mercado argentino existen una variada cantidad de herramientas para que su dinero no pierda poder de adquisición y mantenga su valor.

El estudio de la consultora económica muestra que “la evaluación de la situación económica de los entrevistados mejora a medida que aumenta el nivel de instrucción alcanzado. En esta línea, la satisfacción con la situación económica personal alcanza al 20% de quienes tienen instrucción primaria, para crecer al 36% de quienes tienen educación secundaria y al 48% de quienes cursaron estudios superiores”.

Algo parecido sucede al analizar la situación económica de los entrevistados según cobertura de salud. Los sectores con obra social o prepaga evalúan su situación mejor que aquellos que asisten a hospitales públicos.

Los sectores populares tienden a estar menos satisfechos con su situación económica: la ausencia de instrucción secundaria y obra social correlacionan fuertemente con la evolución negativa que los entrevistados hacen de su situación económica personal”, afirmó Alejandro Catterberg, director de Poliarquía. “

Si desea conocer estrategias de inversión, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Nuestros economistas expertos le brindarán la mejor información para que pueda tomar las mejores decisiones para multiplicar su dinero. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta