Igualdad de oportunidades para ofender

Bill Bonner

Empecemos con una crítica:

“Lo que ha dicho sobre Janet Yellen es una falta de respeto para todas las mujeres. Usted dijo que no quería ofender, pero eso no le impidió decir que la mayoría de las mujeres de su edad están preparando galletas para sus nietos. Usted no haría ese tipo de comentarios sexistas sobre un hombre en la posición de Janet Yellen. Debería madurar. Sus comentarios son anticuados y están alejados de la realidad. Si va a criticar a alguien porque no está de acuerdo con lo que hace, recurrir a comentarios sexistas como metáfora solo lo hace parecer un tonto.”

Sexistas, arcaicos, ateos, racistas – para nosotros hay igualdad de oportunidades para ofender: le faltamos al respeto a todos los grupos sin favores o distinciones. Sobre todo a los que nos gustan. Además, ¿no le pedimos a nuestros lectores hipersensibles que se taparan los oídos y los ojos? No sea cosa que descubran una calumnia.

La lectora dice que habla por todas las mujeres. No sabemos si le ha preguntado a todas, ¡pero vaya! Hemos ofendido a la mitad de la población mundial en un solo párrafo, y sin ni siquiera recurrir al insulto.

Y nos mantenemos en nuestra opinión: ¡es mejor cocinar galletas que destruir la mayor economía del planeta! Así que permítanme desviar la conversación de nuestros errores personales al desastre que se aproxima.

Nuestro último apunte fue que la Sra. Yellen afirma estar añadiendo “demanda” al mantener los tipos de interés a su nivel más bajo de la historia. En realidad, está reduciendo la demanda real.

La demanda real procede de la oferta real. Es decir, la gente que produce cosas tiene los medios para comprar otras cosas. Si no se produce nada, no se puede comprar nada; independientemente de la cantidad de dinero que un banco central imprima. Esta es una lección que ha sido aprendida y reaprendida durante siglos.

La demanda real procede de la oferta real y de la riqueza real. Y la riqueza real es el resultado, y no la causa, de un largo y duro proceso de ahorro y de aplicación de estos ahorros a actividades que producen más riqueza. Empezar nuevos negocios, construir nuevas fábricas, desarrollar nuevos, más baratos y mejores productos y encontrar mejores maneras de suministrarlos.

Los tipos de interés cercanos a cero desincentivan el ahorro. La tasa de ahorros de los Estados Unidos en la actualidad es sólo la mitad de lo que era a principios de los años 80. ¿Por qué ahorrar dinero cuando te rinde tan pocos intereses?

El dinero barato también reduce la producción real. La tasa de creación de nuevos negocios en Estados Unidos también ha ido a la baja, al igual que la tasa de inversión real empresarial. En su lugar, el dinero barato se gasta en trucos empresariales baratos: fusiones, adquisiciones, recompra de acciones, etc.

Como resultado, el crecimiento se ha reducido. Siguiendo el pobre rendimiento del primer trimestre, el consenso para este año es que el PIB de Estados Unidos crezca sólo un 1,7%, mucho menos de lo que haría si estuviéramos hablando de una recuperación real.

Las políticas de Yellen –tipos de interés bajos y relajamiento cuantitativo (QE)- han tenido éxito en transferir billones de dólares de riqueza a los privilegiados del sistema, pero han fracasado en producir una prosperidad generalizada. De hecho, han deprimido la economía, resultando en menores salarios reales y menor crecimiento.

La Sra. Yellen, quien debería estar jugando con sus nietos o lo que sea que las abuelas hacen y que aún es políticamente incorrecto mencionar, se está convirtiendo en una molestia aún mayor. En su última declaración pública, ella no sólo asegura a la mayoría de los inversores que están sobre un suelo firme, si no que aconseja a los demás donde invertir su dinero:

“… las medidas de valoración del mercado en general a principios de julio estaban en niveles no muy alejados de su media histórica, sugiriendo que, de forma agregada, los inversores no son excesivamente optimistas sobre el mercado bursátil. Sin embargo, las métricas de valoración en algunos sectores parecen sustancialmente optimistas, particularmente para las firmas más pequeñas de redes sociales y de la industria de la biotecnología…”

¿Ven lo fácil que es el análisis bursátil? Incluso la directora de la Reserva Federal puede hacerlo. “Salgan de las redes sociales y de la biotecnología”, avisó a los inversores. “Compren blue-chips y acciones extranjeras.”

Con esto, la Sra. Yellen no sólo está haciendo titulares; está haciendo historia. Hasta donde sabemos, ningún otro director de la Reserva Federal ha ofrecido un análisis bursátil sectorial.

Nos gustaría ver su cartera de inversiones. Aquí tenemos a una mujer que no solo observa los mercados, también los mueve. ¿Está en corto con las redes sociales y las biotecnológicas? En cualquier caso, los inversores siguieron sus consejos, vendiendo los sectores que recomendó y comprando las grandes acciones, lo que ha mandado al Dow Jones a nuevos máximos históricos.

¡Menuda fortuna podría ganar si supiera lo que Yellen va a decir al día siguiente! Y que desgraciado será si cree en ella.

Saludos,

Bill Bonner.

Bill Bonner es fundador y presidente de Agora Inc., con sede en Baltimore, Estados Unidos. Es el autor de los libros “Financial Reckoning Day” y “Empire of Debt” que estuvieron en la lista del New York Times de libros más vendidos. Sus columnas hacen parte de la Revista InversorGlobal. Puede suscribirse haciendo click aquí.

Deja tu respuesta