Holdouts: se iniciaron las negociaciones y el Gobierno afirmó que no puede pagar

Ayer, en su oficina, el mediador Daniel Pollack se reunió con el ministro de Economía Axel Kicillof por la causa Buitre. El encuentro, que duró cuatro horas y que se desarrolló en Nueva York, fue resumido como “una reunión franca en las que las negociaciones quedaron abiertas”.

Kicillof le transmitió a Pollack que era de suma importancia reponer la medida cautelar (stay) sobre el fallo judicial de Griesa, que le prohibió al país concretar pagos de la deuda en Nueva York si no les pagaba también a los litigantes.

La idea del Gobierno argentino es negociar sin que se note y, paralelamente, poner contra las cuerdas a Griesa para que reponga la cautelar que establece la suspensión de la ejecución de la sentencia.

Asimismo, el ministro de Economía informó que el ultimátum de Griesa era “de imposible cumplimiento” y que el caso no sólo involucraba a los litigantes, sino que podría alcanzar “a todos aquellos bonos que no ingresaron a los canjes, y obstaculizaría el cobro a los tenedores de los canjes 2005 y 2010”.

No obstante, “”el Ministro reiteró la voluntad de la Argentina de seguir dialogando para asegurar condiciones justas, equitativas y legales, lo que implica contemplar los intereses del 100% de los bonistas””, se aclaró.

“Las discusiones han sido francas, los temas principales han sido identificados y las partes han manifestado su intención de continuar reuniéndose”, dijo Pollack, también a través de un escueto comunicado. Tampoco hubo más detalles ni se fijó una fecha para un próximo encuentro.

Pollack optó por destacar los aspectos positivos: “”Las discusiones fueron sinceras, los problemas principales fueron identificados, y las partes han indicado una intención de continuar con los encuentros””, afirmó el abogado.

El mediador destacó que a fines de la semana pasada se había reunido con representantes de los holdouts, encabezados por NML Capital, el fondo del magnate Paul Singer, quienes tienen a su favor la sentencia de Griesa por 1.500 millones de dólares, que el Gobierno debe saldar antes de continuar con los pagos de deuda regularizada.

Según publicó el diario El Cronista, los fondos buitre le anticiparon al mediador lo que declararon en público: que están dispuestos a cobrar a plazo, en bonos, pero sin quita. El administrador de carteras de NML Capital, Jay Newman, repitió ayer, en una columna en el Financial Times, que aceptarán una solución del tipo Repsol, que no impactará en las reservas del país.

Si desea recibir un informe completo con todas las consecuencias que genera el fallo de la Corte Suprema en la economía argentina, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta