¿Está pensando en pedir un préstamo? Cuidado con la letra chica

tasas-de-interes-bcra-creditos-carosHace poco más de un mes, que el Banco Central de la República Argentina (BCRA) instrumentó un tope a las tasas de interés de los créditos que otorgan los bancos y las entidades financieras. El objetivo era claro: reactivar el crédito de forma que impacte en el nivel de consumo. Sin embargo, los efectos de esta medida no habrían logrado impactar todavía en el sector privado.

Es que la consecuencia inmediata de las “tasas cuidadas” fue la reducción de la oferta crediticia, especialmente para los sectores de menos ingresos. Entonces, los que necesitan financiación y no logran conseguirla en un banco, se vuelcan al sector informal, donde las tasas de interés pueden llegar, nada menos, que al 135% anual.

Estos costos casi monstruosos de conseguir crédito afectan principalmente a empleados no registrados, a comerciantes y pequeños empresarios de distintos tipos de negocios que operan en el circuito informal por diversas razones, quienes experimentaron un encarecimiento en tan sólo un mes de hasta el 65% anual por el dinero prestado. En paralelo, las mesas de dinero que otorgan crédito con un mes de vencimiento,

Contrariamente con lo esperado por Juan Carlos Fábrega cuando anunció el nuevo tope, este incremento, que no está regulado por la entidad, impacta directamente en el bolsillo de estos sectores y, obviamente, esto es un nuevo golpe al consumo. El alerta se da, especialmente entre los pequeños empresarios y comerciantes que usaban ese financiamiento para cuestiones casi domésticas de sus actividades y que ahora se preguntan qué hacer para pagar las deudas  y afirman que no podrán contar con él, debido a la pesada carga de interés que traen.

Algunos analistas temen que, a la larga, esto repercuta en el nivel de empleo, que resulta el último baluarte del “modelo” kirchenrista, luego que su pilar máximo, el consumo, se desmoronara con el combo inflación-devaluación.

Los datos del BCRA dan cuenta que en las últimas semanas el stock promedio de los préstamos en pesos al sector privado apenas crecen a un ritmo anual del 23% cuando a comienzos de año lo hacían al 35%. Las líneas que mayor ajuste experimentan, en términos de tasa de crecimiento anual, son los créditos documentarios y los prendarios que pasaron de niveles del 43% y un 40% al 22% y el 18% respectivamente. En cuanto a Personales y Tarjetas de Crédito el retroceso es de 11 puntos y 7 puntos a tasas de crecimiento del 21% y un 38% respectivamente. La erosión de los ingresos reales, la mayor incertidumbre y los problemas del mercado de trabajo siguen desalentando la toma de nuevos créditos de no ser imprescindibles.

Inversor Global lo mantiene al tanto de las últimas noticias del mercado para que usted sepa cómo invertir mejor y hacer los negocios más rentables. Semanalmente, nuestros analistas le brindan en nuestro newsletter gratuito las mejores alternativas de inversión. Si aún no lo recibe, solictelo en este enlace. 

 

Deja tu respuesta