El BONY alertó a Griesa que se expone a juicios por no pagar los bonos

La táctica que utiliza el Gobierno para defenderse de los holdouts se apoya en dos pilares: por un lado, intentar negociar y ganar tiempo; y por el otro, buscar apoyo internacional en el litigio contra los fondos buitre.

Una noticia fortaleció este último bastión: el Bank of New York (BONY) le advirtió a el juez que lleva adelante la causa, Thomas Griesa, que se expone a juicios por haber congelado el pago por parte de la Argentina a los bonistas del canje.

Según informó el diario El Cronista, la entidad monetaria del país, y la agencia de clearing europea Euroclear le pidieron al juez Griesa que clarifique la orden de no pagar a los bonistas del canje, luego de que el magistrado ordenara a la entidad financiera devolver a la Argentina los 539 millones de dólares que el país depositó para cumplir con los vencimientos del pasado lunes 30.

El banco estadounidense, presionado por la Argentina por eventual incumplimiento de contrato, alertó al juez que se expone a juicios por parte de los tenedores de títulos reestructurados por no girar el dinero.

La Argentina ingresó el martes formalmente en moratoria y tiene hasta el 30 de julio para pagar los vencimientos que no pudo saldar por orden del juez de Nueva York Thomas Griesa, que el viernes había ordenado al BONY, agente fiduciario del país, devolver el dinero que el Gobierno había girado para saldar bonos de leyes de Estados Unidos y Europa por 539 millones de dólares.

Los holdouts y la Argentina hacen lo mismo: se acusan unos a otros de no querer negociar. “El ministerio de Economía confirmó que, no obstante, el próximo lunes enviará una delegación a la reunión con el mediador que designó Griesa, Daniel Pollack pero todavía no informó quiénes viajarán en representación del país.

Así, el Gobierno espera llegar a la reunión del próximo lunes con el mediador Daniel Pollack y los representantes de los fondos buitre con una suma de presiones para agilizar los pagos y dilatar las negociaciones hasta el año entrante, cuando venza la cláusula RUFO de la deuda reestructurada que impide al país pagar a los litigantes una oferta superior a la del canje.

Por otro lado, el país a la búsqueda de apoyo internacional que sirva de presión a Griesa para flexibilizar el fallo, que impide pagar la deuda reestructurada hasta no se satisfaga el reclamo de los holdouts y tiene al país al borde deldefault. Kicillof viajó a Washington, donde disertará hoy en la Organización de Estados Americanos (OEA).

El G77 de la ONU, la Unasur, el Mercosur y hasta el Banco del Sur respaldaron al país. También lo hicieron los miembros de la OEA el lunes, al aprobar escuchar hoy a Kicillof y al canciller Héctor Timerman. Esa estrategia no es compartida por Estados Unidos, que pidió respetar la independencia poderes de su país. “

En paralelo, el BONY es presionado por bonistas y por la Argentina para pagar. Los perjudicados por la orden de Griesa se movieron y la entidad bancaria estadounidense le dijo al juez que al devolver el dinero a la Argentina, como exigió el magistrado, “el fiduciario” se expondría a “riesgos de juicios (aunque infundados), sobre todo fuera de Estados Unidos”.

Si desea recibir un informe completo con todas las consecuencias que genera el fallo de la Corte Suprema en la economía argentina, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta