Con sólo 33 años, el CEO de Burger King revoluciona la compañía

¿Cómo hacer funcionar mi negocio?

Sin dudas, Daniel Schwartz sabe cómo hacer funcionar un negocio. Inmerso en un joven equipo de trabajo, el CEO de Burger King ha logrado convertir a la cadena de hamburguesas en una máquina de hacer dinero, de acuerdo a lo que escribe Devin Leonard en Bloomberg Businessweek.

El joven empezó en la cocina del restaurante y se dedicó hasta a limpiar los baños por no tener experiencia en la industria. Pero en junio del año pasado su historia cambió y dio un giro de 180°: con sólo 32 años, fue nombrado director ejecutivo de la empresa con un salario anual de 700.000 dólares y un bono en efectivo potencial por el doble de eso.

Su experiencia en las cajas lo hizo darse cuenta de que los menús complicados estaban reduciendo los pedidos. Por eso, tomó la decisión de simplificar la oferta de comidas. Además, luego puso en marcha una serie de medidas para reducir los costos, entre ellas se destacan el fin de muchos privilegios ejecutivos como lujosas oficinas y una fiesta anual de un millón de dólares en un castillo italiano.

Schwartz también negoció acuerdos con los operadores de restaurantes en Brasil, China y Rusia, que han contribuido al crecimiento de Burger King en todo el mundo en un 12% con 13.667 locales en el último año.

La cadena de fast food históricamente ha tenido seis dueños y sufrido años de abandono con malas estrategias. A diferencia de sus antecesores, Schwartz no sólo está compitiendo con McDonald´s y Wendy, sino también con nuevas firmas como Chipotle Mexican Grill y Panera Bread.

Los resultados muestran que en el primer trimestre de 2014, las ventas de la compañía aumentaron un 2% y el beneficio neto casi se duplicó a 60,4 millones de dólares.


Jóvenes y exitosos

Pocas empresas tan importantes en el mundo cuentan con un CEO joven como Schwartz. Según indica Bloomberg Bussinessweek, este es un caso atípico en el mundo corporativo.

Matteo Tonello, director de The Conference Board, dijo al diario que los jóvenes ejecutivos son una rareza fuera de las tecnológicas de Silicon Valley. Detrás de Mark Zuckerberg, Schwartz sería el segundo CEO más joven del mundo del Fortune 1000.

“La sabiduría convencional es que se necesita un candidato con experiencia”, expresó Tonello, que además dijo que todavía hay mucho escepticismo hacia los más jóvenes.

Schwartz es un claro ejemplo de esto. Con sólo 33 años de edad, transformó una pequeña franquicia en un gran nombre gracias su inteligencia y compromiso. Ahora, está en camino de convertirse en una estrella dentro de la industria de la comida rápida.

Para entender cómo hacer funcionar un negocio, puede consultar el newsletter de Inversor Global. En él recibirá las mejores recomendaciones para hacerlo con éxito. Si todavía no lo recibe, pídalo aquí.

Comments 2

  1. Glam Cordoba
  2. Franco Maldonado

Deja tu respuesta