¿Ciencia ficción o es posible una economía después del dólar?

¿cree que será posible una economía basada en otra moneda que no sea el dólar?El pasado 15 de julio, los países que conforman el BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) acordaron crear un banco de desarrollo y un fondo de reservas para emergencias. ¿La razón? Quieren que estas entidades sean un contrapeso al dominio de Occidente sobre las finanzas globales, de acuerdo con las palabras de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff.

La moneda que utilizarán no será ni el rublo ni los reales brasileños, ni tampoco será el renminbi o yuan chino -nación que está en una continua campaña por ser la primera potencia económica del globo. Será el dólar estadounidense y cada uno de estos países desembolsará 10.000 millones de dólares para capitalizar el banco que tendrá sede en Shanghái, pero que tendrá una presidencia rotativa. El banco permitirá que que se movilicen recursos para infraestructura y proyectos de desarrollo sostenible.

A esto se suma el fondo de reservas de emergencia que tendrá un capital conjunto de 100.000 millones de dólares.

Pero, luego de estos sucesos, el Ex Secretario General Adjunto de la ONU para Asuntos Económicos y Sociales, José Antonio Ocampo, se pregunta si podría llegarse a usar un sistema monetario internacional que no dependa del dólar.

Hay un número cada vez mayor de países que muestran su inconformidad en el uso de esa moneda debido a su rol como la divisa de reserva dominante. Y ahora que el país se ha mostrado débil en comparación con la potencia que fue alguna vez, el dólar se ha vuelto inestable, lo que ha traído problemas al sistema internacional.

Según Ocampo, la solución no estaría en la sustitución del dólar por el yuan chino, sino que se fortalezca el papel de una moneda única y verdaderamente global: los llamados Derechos Especiales de Giro, del Fondo Monetario Internacional.

Los DEG fueron creados en 1969 y los miembros del FMI se comprometieron a considerarlo como “el principio activo de reserva dentro del sistema monetario internacional”, según la entidad. Sin embargo, esta moneda tiene algunos obstáculos.

Por una parte, la creación de una cuenta separada para los DEG, diferente de la cuenta general del FMI hizo imposible que los DEG se usaran para financiar préstamos del organismo. Por otra parte, aunque los países devengan intereses por sus tenencias de DEG, tienen que pagar intereses también sobre las asignaciones que reciben en esta denominación.

Pero también se atreve a afirmar que esta moneda ha demostrado ser útil. Después de la asignación inicial en 1970-1972, se emitió otra gran cantidad para aumentar la liquidez global durante las crisis económicas internacionales: en 1979-1981, en 1997, y, en particular, en 2009, cuando se hizo la mayor emisión: el equivalente a 250 mil millones de dólares.

Al parecer, esta divisa ha sido de gran asistencia para países en desarrollo que son miembros del FMI, muchos de los cuales lo adhirieron a sus respectivas reservas internacionales para utilizarlo de una u otra forma.

Y usted, ¿cree que será posible una economía basada en otra moneda que no sea el dólar?

Inversor Global le puede dar una mano en su camino por lograr mayores ganancias. Por medio del Newsletter semanal, al cual puede suscribirse gratuitamente, nuestros expertos económicos le seguirán entregando recomendaciones sobre inversión y economía. Para recibir gratis nuestro Newsletter y suscribirse a nuestros servicios, haga click aquí.

Deja tu respuesta