WSJ: “La Corte Suprema de EE.UU. pone a la Argentina entre la espada y la pared”

La decisión que tomó la Corte Suprema de Estados Unidos en la pelea entre la Argentina y los fondos buitre tuvo repercusión en todo el mundo. En mayor medida, la noticia ocupó páginas y páginas de periódicos argentinos y, en menor medida, de diarios estadounidenses.

The Wall Street Journal, uno de los matutinos más importantes del país norteamericano se pronunció sobre el tema: “La Corte Suprema de Estados Unidos asestó a laArgentina un duro golpe en su larga batalla contra un reducido grupo de acreedores en una decisión que podría sentar las bases para que el país sudamericano se declare en cesación de pagos por segunda vez desde 2001”.

El máximo tribunal de los Estados Unidos informó ayer, a media mañana, en Washington, su rechazo a la petición argentina para que tome en sus manos, en apelación, la causa en la que el juez de distrito de Nueva York, Thomas Griesa, dispuso la obligación de pagarle a NML Capital Ltd y otros fondos de inversión una suma de 1.300 millones de dólares al contado.

El periódico estadounidense destacó que si bien el fallo estremeció a los mercados argentinos, “tuvo escasas repercusiones más allá de sus fronteras, lo que refleja el aislamiento del país del sistema financiero global. Los precios de ciertos bonos argentinos llegaron a caer 10% mientras que el Merval, el principal índice de la Bolsa de Buenos Aires, perdió 10%”.

Con respecto a la decisión, WSJ plantea que a la Argentina se le presentan dos escenarios posibles: “tiene hasta fin de mes para alcanzar un acuerdo con los acreedores rebeldes, o no hacer el próximo pago de su deuda, que vence el 30 de junio, y caer de nuevo en cese de pagos”.

Además de decidir no tomar en cuenta la apelación de la Argentina, en otra decisión relacionada la Corte Suprema estadounidense falló que NML puede tener acceso a los registros bancarios de Argentina sobre sus activos internacionales. NML trata de cobrar los fallos judiciales vinculados a la cesación de pagos.

La decisión representa una clara victoria para los fondos de cobertura que han estado luchando contra la Argentina, un grupo que incluye a Elliott así como a Aurelius Capital Management LP al reducir las probabilidades de que alcancen un acuerdo con el país, dijo una fuente cercana.

NML indicó en un comunicado emitido después del fallo que “es hora de que la Argentina honre sus compromisos con los acreedores, lo que beneficiaría no sólo a la economía argentina sino a su prestigio internacional”.

A menos que el país esté dispuesto a negociar un acuerdo con los fondos acreedores, podría no hacer un pago de los bonos a 30 años que vence el 30 de junio. De ocurrir, eso marcaría la segunda cesación de pagos en 13 años y podría afectar los 54.800 millones de dólares de deuda argentina en circulación, informa el diario norteamericano.

“Es el escenario más negativo que podría haber ocurrido” para la Argentina, dijo a WSJ Peter Lannigan, director ejecutivo de la firma de valores CRT Capital Group LLC.

Pese a los aprietos financieros de la Argentina, los inversionistas oportunistas se han sentido atraídos por los jugosos retornos que ofrece su deuda soberana, que son altos en relación a los de otros países para compensar el mayor riesgo que representa el país. La apuesta rindió frutos el año pasado, cuando los bonos argentinos en el Índice de Bonos de Mercados Emergentes de J.P. Morgan anotaron un retorno de 19%, mientras que el índice más amplio cayó 6,6%.

Algunos tenedores de los bonos reestructurados de la Argentina creen que el país conseguirá más tiempo y evitará una nueva cesación de pagos. “La probabilidad de un default técnico se exagera”, dijo Diego Ferro, codirector de inversión de Greylock Capital, un especialista en deuda en problemas que gestiona 850 millones de dólares y posee una variedad de deuda argentina al periódico estadounidense.

Por último, el artículo termina con una declaración de Henry Weisburg, socio y abogado litigante internacional en el bufete de abogados Shearman & Sterling LLP, que dijo que el caso podría tener un impacto imperceptible sobre otros bonos fuera de  la Argentina porque la situación de ese país es única. “Va a ser muy raro que alguien se ponga a sí mismo en esta situación”, afirma. “Esta es, al menos por el momento, una regla de la Argentina”.

Si desea recibir un informe completo con todas las consecuencias que genera el fallo de la Corte Suprema en la economía argentina, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta