Si Griesa embarga, la Argentina llevaría el caso Buitre a La Haya

El viernes por la tarde se conoció la decisión del juez de Nueva York Thomas Griesa de frenar la liquidación a los tenedores de bonos del pago que la Argentina giró al Bank of New York (BONY), que debía cancelarse el próximo lunes, e instó al Gobierno a negociar con los fondos buitre. 

Como no se canceló el pago, la Argentina entra hoy en mora, al no poder pagar los vencimientos de deuda bajo legislación de Estados Unidos, debido a la prohibición que formalizó el viernes el juez.

A partir de ahora corren 30 días en los que el Gobierno intentará entablar negociaciones con los fondos buitre en una posición incómoda: el peligro inminente de default y la posibilidad cierta de que un acuerdo con los holdouts dispare nuevos juicios con tenedores de bonos reestructurados.

Según publicó el diario El Cronista, el jueves, el ministro de Economía, Axel Kicillof, anunció en conferencia de prensa que el Gobierno había iniciado los mecanismos para pagar los vencimientos de hoy, pero rápidamente los abogados de NML Capital y otros fondos litigantes solicitaron a Griesa una audiencia para declarar a Argentina en desacato. Griesa optó por prohibir el pago y obligó al BONY a devolver el dinero al pagador, a la espera de que en el próximo mes las negociaciones entre el país para encontrar una forma de pago avancen.

Frente a la situación actual, el Gobierno ideó tres planes de acción:

El objetivo principal al que apunta la Argentina es que antes que se cumpla la nueva fecha clave del 30 de julio, haya un acuerdo entre las partes. Si esto no sucede, el segundo objetivo es que se llegue a esa fecha sin acuerdo, pero que el juez Thomas Griesa le otorgue a la Argentina la posibilidad de pagar el último día para cumplir con los 538 millones de dólares que vencen.

Como última instancia, y si todo lo anterior fracasa, es posible que la Argentina le dicte la guerra al Poder Judicial de los Estados Unidos y lleve el caso a un nivel superior a ese país. Sería la Corte Internacional de Justicia de La Haya; tribunal que de aceptar un caso como este “juicio del siglo”, marcaría una jurisprudencia única también para ese nivel.

La reacción en el mercado

La Bolsa porteña y el dólar hicieron eco de la preocupación argentina tras conocerse la decisión del juez Thomas Griesa de frenar la liquidación a los tenedores de bonos por parte de la Argentina y además, instar al Gobierno a negociar con los fondos buitre.

En cuestión de minutos, las acciones líderes en la Bolsa porteña profundizaron su caída luego de las 2 de la tarde. El índice Merval cayó 1,6% hasta 7858 puntos con bajas destacadas de Edenor (-4,45%), Pampa Energía (-3,08), Grupo Financiero Galicia (-1,96), Telecom (-2,47) y Siderar (-2,94).

Si desea recibir un informe completo con todas las consecuencias que genera el fallo de la Corte Suprema en la economía argentina, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta