Por las idas y vueltas con los holdouts, el Merval no se decide entre el optimismo y las caídas

El Merval está mareado. Tantas idas y vueltas, tantos cambios de estrategia y dirección, lo dejaron atontado. Ahora, el índice bursátil argentino se muestra con optimismo más allá de que el Gobierno haya confirmado que todavía no se dispuso de ninguna misión oficial para viajar a Nueva York a negociar con los fondos buitre.

El comunicado difundido ayer a la noche por el Ministerio de Economía no parecía alterar, a primera hora de hoy, la confianza de los inversores en los mercados.

Por eso, el anuncio de que no se cumplirá con el pago del 30 de junio correspondiente a un cupón de intereses de los bonos Discount no se tradujo en un desplome inmediato de las cotizaciones.

Ayer, el mercado abrió en baja por las declaraciones del ministro de Economía, Axel Kicillof, sobre un nuevo canje de deuda que derivaría en un default técnico. Algo parecido se pensaba que podría haber ocurrido hoy después que a última hora de ayer se haya conocido un comunicado oficial del Gobierno reclamando que no habrá negociación mientras se mantenga sin efecto el amparo. Sin embargo, los mercados se mostraron levemente optimistas.

Cuando todavía el Gobierno se mostraba abierto a negociar con los holdouts, al final de la rueda tanto las acciones como los bonos se recuperararon: el Merval ganó 2,9% –Francés saltó 6,3%– y los bonos promediaron avances de 1,5%, siendo los cupones los más beneficiados, con alzas de hasta 7,6%.

De todas formas, se espera que este optimismo que sorprendió ayer a los mercados, a lo largo de la rueda del jueves se transforme en volatilidad, desconfianza e inseguridad.

Además, ayer, si bien el cierre resultó más que satisfactorio para los inversores, sobró ansiedad y nerviosismo en toda la jornada. El Merval abrió en rojo, cedió hasta 1,55% por el discurso del martes de Kicillof, para luego recuperarse y permanecer durante el mediodía en terreno neutro.

Asimismo, pasadas las 13.30 horas se supo que el juez Griesa había mandado a levantar el stay que mantenía congelada la ejecución del fallo contra el país, y el índice se desplomó un 3,5%. Sin embargo, luego de tocar este piso se dio un rebote inmediato, llegó al terreno positivo en poco minutos y alcanzó un máximo de 3,2%. En torno a este nivel se mantuvo hasta el final, próximo al 3%, según el matutino especializado.

Hoy por la mañana, hasta los precios del Discount fueron similares a los de ayer. La rueda del miércoles fue particularmente volátil: las cotizaciones arrancaron con calma, se desplomaron cuando se conoció la noticia de que se levantaba la cautelar que frenaba la ejecución del fallo del juez Griesa, y rebotaron con fuerza cuando los abogados de la Argentina dijeron que una misión de funcionarios se alistaba para viajar a Nueva York la semana próxima para conversar con los abogados de los fondos buitre.

Los mercados siguen minuto a minuto las noticias que llegan de Buenos Aires y Nueva York y cada palabra puede valer millones, que se ganan o que se pierden. Más allá de esto, los especialistas le recomiendan a los inversores que tomen decisiones cautelosas y en frío porque pueden arrepentirse.

Si desea recibir un informe completo con todas las consecuencias que genera el fallo de la Corte Suprema en la economía argentina, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta