La genialidad aplicada a los negocios

¿Nunca se ha detenido a pensar que las mentes de los exitosos piensan parecido? Preste atención: no estamos diciendo que piensen lo mismo, pero, usualmente, frente a los grandes temas de la vida como el dinero, el amor y la amistad, se pueden encontrar semejanzas.

Walter Isaacson, biógrafo de Steve Jobs, Einstein y Benjamin Franklin, conoce bastante bien cómo funcionan las cabezas de los genios y al analizar sus trabajos, se puede extraer que las mentes de éstos tienen algunas características en común.

El sitio AméricaEconomía.com realizó el trabajo de aplicar estas peculiaridades al mundo de los negocios. A continuación, conozca los que -según explica el portal- son cinco rasgos comunes de los grandes genios aplicables a los negocios:

Perfeccionistas al extremo

Isaacson señala que la principal cualidad que diferencia la mente de los genios es su pasión por la perfección, su preocupación por los detalles aunque sean imperceptibles. “Una de esas diferencias es que genios, como Jobs por ejemplo, son extremadamente perfeccionistas. Un artista verdadero se preocupa hasta de los detalles que nadie ve. Si quiere crear una empresa que sobreviva a todo, enfóquese en hacer buenos productos”, asegura Isaacson.

La clave de la simpleza

Steve Jobs, el genio más joven de todos, es el ejemplo ideal para esta característica. Los productos de Apple tienen una marca que los diferencia de la competencia y es la simpleza de su diseño y de la manera de utilizarlo. “No me lo muestren a menos que pueda hacerlo en tres clicks”, decía Jobs.

Se rodean de confianza

Isaacson vuelve a utilizar a Jobs como ejemplo: “podía ser un imbécil dentro del ambiente laboral, pero tenía a su alrededor personas extremadamente confiables, porque conseguiría llevarlos hasta un nivel de excelencia jamás imaginado por ellos”. Para hacer funcionar a un equipo de la mejor manera posible es necesario que el líder tenga la confianza del equipo y viceversa. 

No le temen a otros genios

Están acostumbrados a pensar distinto y a que, por eso, los señalen. Por eso, tienen la capacidad de ver las cosas de manera diferente y de evolucionar día a día. Al ser tan innovadores, las mentes más prodigiosas deben compararse con los más destacados del mundo. Esto mismo es aplicable a una empresa. Se debe hacer el esfuerzo de compararse con lo mejor del mercado para conseguir mejorar y aumentar su rendimiento hasta el máximo.

Aprecian la diversidad

Como dijimos más arriba: grandes mentes piensan parecido. Pero a veces, parecido no es lo correcto o lo mejor, por eso, es necesario que tanto en la vida como en una empresa, se valore la tolerancia, la humildad y la habilidad para escuchar las opiniones de los otros ya que pueden ser fundamentales para llevar bien un equipo, una idea o una marca.

Para tener éxito en los negocios no basta simplemente con aplicar estas ideas, es necesario también contar con información económica y financiera que siente las bases correctas para elegir el rumbo a seguir. Si desea recibir nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global, que además de servirle como guía de negocios, lo ilustrará con los consejos de Federico Tessore y Diego Martínez Burzaco, haga un click aquí.

Deja tu respuesta