El Gobierno confirmó que no hay misión oficial a Nueva York

Cambió todo de un día para el otro. Efectivamente, ayer a la tarde trascendió que, la semana próxima, el Gobierno argentino iba a viajar a Nueva York a negociar con los Buitres las formas de pago de la deuda contraída en conformidad con el fallo de la ley estadounidense y el levantamiento del stay de la causa judicial.

Sin embargo, cerca de las 22, el escenario cambió. En un comunicado oficial, el Ministerio de Economía desautorizó a sus abogados y remarcó que no negociaría con los holdouts en estas condiciones.

Este cambio de postura fue confirmado por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich: además de cambiar de Nueva York a Buenos Aires la sede de pago de la deuda reestructurada (lo que evitará un embargo pero implicará un default técnico), el Gobierno no enviará por ahora ninguna misión oficial a negociar con los fondos buitre en Estados Unidos, pese a que eso fue lo que le dijeron ayer los abogados de la Argentina a los holdouts y al juez Thomas Griesa.

“No hay misión ni comitiva preparada para un eventual viaje a Estados Unidos”, afirmó Capitanich en su habitual rueda de prensa matutina en la Casa Rosada. Así confirmó algo que hasta anoche era sólo un comentario extraoficial del Ministerio de Economía después de que la Corte de Apelaciones del segundo distrito de Nueva York levantara la cautelar que mantenía congelada la ejecución de las sentencias que ordenan a la Argentina pagarles a los fondos buitre y que resguardaba del embargo los bienes argentinos en el exterior.

Según publicó El Cronista, Capitanich también ratificó que, al menos por el momento, la intención del Gobierno era la de modificar la jurisdicción para el pago de los bonos reestructurados que debe hacerse a fin de mes.

“El levantamiento del stay establece un problema respecto a la Argentina porque las ordenes pari passu le impiden efectuar el pago del 30 de julio a los tenedores reestructurados a menos que en forma simultánea pague a los fondos buitre. Por eso se generan condiciones alternativas de pago en jurisdicción nacional: la voluntad de pago de la Argentina no puede ser puesta en duda ni por Griesa ni por nadie”, explicó Capitanich.

En la misma conferencia, el jefe de Gabinete arremetió contra los holdouts, Griesa y “la dictadura genocida” y la “década del 90” –a las que responsabilizó por el aumento de la deuda-. También defendió a los abogados de los estudios norteamericanos que representan a la Argentina en el caso, cuestionados por la triple derrota judicial en primera y segunda instancia y ante la Corte Suprema estadounidense.

Si desea recibir un informe completo con todas las consecuencias que genera el fallo de la Corte Suprema en la economía argentina, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta