De la mano de Fabrega, vuelven las minidevaluaciones

A ritmo lento pero seguro, parece que las minidevaluaciones impulsadas por el Banco Central de la República Argentina han vuelto para quedarse. En lo que va del mes, tan sólo dos ruedas cambiarias, el peso argentino ha sido devaluado con una mayor velocidad que en los 31 días de mayo.

Con un mercado signado por pocas liquidaciones del campo, el BCRA llevó ayer el dólar oficial a 8,095 pesos. Ayer, cayó notablemente el volumen operado en la City, por dos razones: por un lado, hubo una reducción de la oferta de los exportadores; y por, otro la entidad autorizó más de lo habitual en referencia a pago por importaciones. 

Este martes, Fabrega aspiró cerca de 25 millones de dólares de la plaza cambiaria, lo que empujó hacia arriba la cotización oficial de la moneda estadounidense. 

En casas de cambio, el dólar oficial minorista ascendió un centavo y cerró a 8,11 pesos. Por el lado del mercado de futuros, entre bancos se operaron  40 millones de dólares y se cerró a 8,2570 pesos  junio y a  9,4750 pesos para diciembre.

Según informó El Cronista, otro de los datos de la jornada que llamó la atención de los operadores fue que en el Rofex, el Central intervino vendiendo futuros a plazos de diciembre y enero, donde solo en esos dos plazos se contaron  100 millones de dólares operados, y con un volumen total de 275 millones de dólares. 

Las especulaciones no tardaron en llegar. ¿Seguirá este ritmo devaluatorio durante todo del mes? De ser así, para julio el dólar oficial se encontraría en torno a los 8,30 pesos, lo que implicaría un simbronazo similar al que se vivió a principios de año, cuando la entidad autorizó la mayor devaluación del peso de los últimos 12 años. 

La “aspiradora de Fábrega” está en coincidencia con lo que muchos habían vaticinado a principios de 2014: una nueva devaluación a mitad de año, justo cuando todos los argentinos estén pendientes del Mundial de Fútbol. Sin embargo, ayer se escucharon voces no tan fatalistas en el mercado, que recordaron que a principios de mayo, el titular del Central había apurado también el tipo de cambio. 

En lo que muchos coinciden es en que el peso sigue retrasado. En declaraciones al diario Ámbito Financiero, el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, advirtió que “antes de fin de año puede darse una nueva devaluación” del peso frente al dólar estadounidense y agregó que “ya hay un 35% de inflación anual”.

En paralelo, y en entrevista con otro diario financiero, El Cronista Comercial, Eduardo Constantini afirmó: “Con este ritmo de inflación es imposible dejar de tocar el dólar”.

El mercado está pendiente de lo que pueda pasar en los próximos días en materia monetaria. 

Para estar atento a los movimientos cambiarios y prepararse para una posible nueva devaluación, siga las columnas de nuestro Newsletter Semanal. Allí, los especialistas de Inversor Global le darán una mirada precisa de lo que ocurre en el mercado. Si aún no lo recibe, suscribase con un click aquí. 

Deja tu respuesta