CFK: “Argentina va a cumplir con su deuda reestructurada”

“Argentina va a cumplir con su deuda reestructurada, no vamos a defaultear nuestros compromisos con los bonistas del canje”. Esa, entre otras, fue una de las frases que pronunció la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en una cadena nacional emitida ayer a la noche, que duró media hora, y que tuvo el propósito de esclarecer la posición de la Argentina frente a la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos en el caso contra los fondos buitre.

Y aunque esa fue su intención, quedó solo en eso, ya que la mandataria no explicó cómo hará el país para honrar sus compromisos adquiridos y la decisión de la justicia estadounidense. En este sentido, Fernández de Kirchner únicamente reforzó y defendió la idea de seguir pagando la “deuda reestructurada” ya que calificó de “absurdo y de cumplimiento imposible” el fallo del juez Griesa.

El máximo tribunal de los Estados Unidos informó ayer, a media mañana, en Washington, su rechazó a la petición argentina para que tome en sus manos, en apelación, la causa en la que el juez de distrito de Nueva York, Thomas Griesa, dispuso la obligación de pagarle a NML Capital Ltd y otros fondos de inversión una suma de 1.300 millones de dólares al contado.

Con la mirada fija en la cámara, Cristina Kirchner confesó que la decisión de la Corte de los Estados Unidos no la sorprendió: “quería dirigirme con la tranquilidad de que sabía lo que iba a pasar. No estoy ni siquiera enojada. Estoy preocupada”, planteó.

En esta dirección, hizo referencia a que existía intención de resolver las deudas de la Argentina pero que, en cierta manera, la vía planteada por la justicia del país del norte no era la correcta: “nuestra voluntad de pago está más que demostrada. Un gobierno está obligado a tener, además, voluntad de negociación, pero también a saber distinguir una negociación de una extorsión”.

“Antes de fin de mes tenemos vencimientos por unos 900 millones de dólares (749 millones del Discount más 183 millones del bono Par, este último con plazo hasta septiembre) y ya di instrucciones para que se instrumente su cancelación. La vocación de Argentina es pagar sus deudas. Vamos a cumplir con nuestros acreedores, pero no vamos a aceptar extorsiones”, dijo al cerrar su mensaje, cerca de las 22, algo más de 11 horas después de que se conociera el fallo de la Corte Suprema.

Los títulos de deuda argentinos fueron emitidos en 1994, conforme al Fiscal Agency Agreement, acuerdo que prohíbe al emisor de deuda otorgar a futuros acreedores garantías o condiciones más favorables que al resto de los adquirentes de dicho empréstito, lo que se conoce como cláusula pari passu.

Los bonos cayeron en default con la crisis del 2001 por lo que el país ofreció un canje de la deuda argentina a los tenedores de estos títulos en 2005. Lo mismo se repitió en 2010. En ambos canjes se reducían los montos y se diferían los pagos, lo que fue aceptado por el 93% de los tenedores de bonos. El fondo Elliott Associates de Paul Singer demandó ,en 2011, a la Argentina, ante la Corte de Nueva York .

Si bien un 93% de los bonistas entraron a las reestructuraciones del 2005 y el 2010, en las cuales recibieron títulos que son honrados regularmente a cambio de fuertes quitas, una porción minoritaria de holdouts, liderada por los fondos NML y Aurelius, llevaron a la Argentina a tribunales en el extranjero para recuperar la totalidad de sus inversiones.

La Presidenta cerró con una advertencia. “Queremos cumplir y honrar nuestras deudas y lo vamos a hacer, pero no queremos ser cómplices de esta forma de hacer negocios que algunos quieren instalar en el mundo.” “Vamos a pagar y no vamos a permitir ser extorsionados”, apuntó al final.

Si desea recibir un informe completo con todas las consecuencias que genera el fallo de la Corte Suprema en la economía argentina, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Comments 2

  1. Carlos Iannuzzi
  2. Carlos Iannuzzi

Deja tu respuesta