Que no se note: cortocircuitos en el equipo económico oficial

No es ninguna novedad que Juan Carlos Fábrega, el presidente del Banco Central de la República Argentina y Axel Kicillof, el ministro de Economía, se encuentran en una disputa sobre cómo encarar el rumbo del país.

Por un lado, el ministro de Economía resposabiliza a Fábrega del enfriamiento en la actividad económica, que según su visión, fue producto de la suba de tasas y la devaluación del 18% que llevó a cabo el BCRA en enero.

Por el otro, Fábrega sostiene que Kicillof retrasa correcciones en el gasto público, que por eso el banco debe asistir al Tesoro y que toda esta situación genera tensiones en la economía

Ayer, en medio de especulaciones sobre una nueva devaluación en el corto plazo, la demanda por el dólar libre se volvió a disparar y la brecha con el oficial se pronunció: ascendió al 45,49%. En la víspera, el blue se cotizó en 11,77  pesos por lo que registró un alza de más de 60 centavos en apenas dos días. Frente a esta coyuntura, no tardó en llegar el rumor sobre la renuncia de Fábrega a la presidencia del Banco Central.

Según publicaron varios matutinos, ayer por la noche, la presidente Cristina Kirchner se reunió con Fábrega y con Kicillof. No quedó claro si el encuentro fue de forma separada o en conjunto. En Casa de Gobierno confiaron que la mandataria mantuvo una reunión con Fábrega alrededor de las 19 y que luego dialogó a solas con el titular del Palacio de Hacienda durante una hora.

Un comunicado oficial que pretendió desmentir versiones de peleas entre los dos máximos referentes económicos del Gobierno, no hizo más que agitar el río ya revuelto.

El comunicado puso en una hoja membretada algo que había dicho el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ayer por la mañana a la prensa: “Todo el tiempo se pretende generar una estrategia desde el punto de vista de las expectativas, para generar peleas inexistentes entre el ministro de Economía y el presidente del Banco Central, que la Presidenta tiene que saldar esas peleas, y la verdad es que no tiene absolutamente nada que ver con la realidad”.

El comunicado sorprendió a operadores y agentes de la city, que vieron crecer en los últimos días el rumor sobre la renuncia de Fábrega por su enfrentamiento con Kicillof. Algunos dieron crédito a los rumores y juraron que el titular del BCRA quiso renunciar. Otros atribuyeron las versiones al Palacio de Hacienda. De una manera u otra, los bancos dieron su veredicto: quieren a Fábrega al volante.

La agitación en el mercado cambiario llevó al Ministerio de Economía y al Central a intentar llegar a una tregua ayer para mantener altas las tasas para la absorción monetaria, pero que, a la vez, fomente nuevamente el crédito al consumo. Pero habrá que esperar a ver si esta historia se desenvuelve en la dirección esperada.

Si desea mantenerse al tanto de ésta y otras internas económicas argentinas, no deje de suscribirse al Newsletter gratuito de Inversor Global. No sólo recibirá ese informe sino que también tendrá acceso gratuito a las entregas semanales de Federico Tessore y Diego Martínez Burzaco, si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta