Más que una reunión protocolar: Cristina Kirchner recibe a Michelle Bachelet

La presidenta chilena Michelle Bachelet, llegó anoché a la Argentina para encontrarse con su par trasandina, Cristina Kirchner. La mandataria argentina la recibirá con la iniciativa de relanzar las relaciones bilaterales, en la nueva etapa que se abre tras iniciar recientemente su segundo mandato al frente de Chile.

En su primer viaje al exterior desde que asumió el cargo el 11 de marzo, Bachelet tiene previsto revitalizar el Tratado de Maipú que ambas presidentas firmaron en 2009, cuando la mandataria chilena estaba al frente del Palacio de La Moneda, en su primera gestión.

Entre los ejes centrales de ese acuerdo se encuentra la necesidad de poner en marcha el corredor bioceánico entre el Pacífico y el Atlántico, potenciar los proyectos de minería en la cordillera de Los Andes y agilizar las obras de infraestructura para flexibilizar la frontera de 5.000 kilómetros que comparten ambos países.

Luego de un encuentro privado, Bachelet será agasajada por la presidenta argentina mediante un almuerzo en el Museo del Bicentenario, ubicado en el subsuelo de la Casa de Gobierno.

Alejandro Bercovich, en un artículo publicado por el diario BAE afirma que “la movida es fogoneada discretamente por la brasileña Dilma Rousseff y la poderosa industria paulista, que precisan una mejor llegada a China para sus productos. Pero también es un gesto para compensar el brusco enfriamiento de las relaciones comerciales con Argentina y Brasil que impuso durante su gestión el derechista Sebastián Piñera, abanderado de la Alianza del Pacífico”.

Chile y Brasil tienen como objetivo aliviar el cruce de Cristo Redentor y proponer el Bioceánico Aconcagua y el túnel de Agua Negra, a la altura de Mendoza y San Juan respectivamente. El obstáculo es el financiamiento: la obra para el Aconcagua costaría 3.500 millones de pesos en su primera etapa, de diez años, que abriría un canal para transportar 24 millones de toneladas al año. Las dos etapas restantes demorarían otros siete años y triplicarían esa capacidad, con una inversión de otros 3.400 millones. Pero mientras el gobierno de Chile tiene acceso a fondeo internacional a cambio de tasas del 2 ó 3% anual, el argentino pagaría más del triple.

El proyecto Aconcagua y el de Agua Negra fueron incluidos en el tratado de Maipú, firmado por Bachelet y Cristina en 2009.

Tras el acuerdo de 2009 entre Bachelet y Cristina, un consorcio liderado por la Corporación América de Eduardo Eurnekian y la japonesa Mitsubishi presentó un proyecto para construir el túnel Aconcagua bajo una modalidad conocida como “iniciativa privada”, que requiere la aprobación de ambos gobiernos pero eludiría el problema del costo financiero al presentarlos como aval y no como solicitantes del crédito. El mes pasado, directivos de Mitsubishi visitaron Mendoza y se reunieron con Cristina Kirchner, a quien le insistieron con el plan.

El proyecto consiste en un tendido ferroviario multimodal (que además de carga y pasajeros permite transportar camiones con sus acoplados, como en Europa) con un túnel de 52 kilómetros a una altura más baja que el Cristo Redentor, lo cual lo habilitaría a funcionar durante todo el año y a atravesar la Cordillera en menos de cuatro horas. 

Inicialmente Bachelet tenía programado su viaje a la Argentina para el 15 de abril, pero debió suspenderlo debido al incendio que azotó a la ciudad de Valparaíso, que dejó un saldo de 15 muertos y miles de viviendas destruidas.

Si desea recibir un informe sobre las políticas económicas que van a desenvolver ambas mandatarias en el futuro, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Federico Tessore y Diego Martínez Burzaco, especialistas en temas económicos, lo podrán orientar y aconsejar en la toma de decisiones que involucren su capital y sus inversiones. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta