Los emergentes se preparan para una oleada de inversores golondrina

Luego de un 2013 en el que los países emergentes experimentaron una ralentización en el crecimiento que habían mostrado los años anteriores, en 2014 todo parece mejorar. Después de un tiempo de indecisión por parte de los inversores, ahora los mercados emergentes se preparan para la llegada de una nueva oleada de apuestas.

Este fenómeno se vuelve a experimentar debido a la irregularidad de los principales índices bursátiles y la escasa rentabilidad de los bonos en Estados Unidos, Europa y Japón están haciendo que el dinero de los inversores llegue a raudales a mercados como Brasil y Sudáfrica, que hasta hace poco habían sido castigados.

Ya en abril pasado el FMI había advertido que, según sus capítulos analíticos de sus Perspectivas de Crecimiento Mundial, en los próximos años, los BRICS tendrán que hacer frente a condiciones menos favorecedoras para el crecimiento, y en consecuencia, las inversiones de ahorristas externos iban a disminuir.

Sin embargo, ahora varios inversores concentran sus apuestas en lugares como India e Indonesia, donde el crecimiento es robusto, se empiezan a adoptar reformas económicas y líderes con una agenda favorable a las empresas están accediendo al poder.

Otros países también han mostrado un buen desempeño, a pesar de que el cambio sigue siendo más una esperanza que una realidad. Un golpe de estado en Tailandia, uno de los mercados de mejor desempeño en Asia este año, casi ni inmutó a los capitales, señala un artículo de The Wall Street Journal Americas.

Lo mismo fue sostenido por Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global, que en su columna semanal “La miopía de los grandes inversores” había advertido que  el castigo sobre los mercados emergentes era realmente excesivo y que, después de un tiempo prudencial, todos los ojos se volvían a posar en estos atractivos destinos.

La rapidez con la que los inversionistas parecen haber olvidado las pérdidas de hasta 30% sufridas en algunos mercados ha sido sorprendente. Los fondos mutuos y los fondos que cotizan en bolsa dedicados a los mercados emergentes recibieron 13.200 millones de dólares entre abril y el 26 de mayo, según datos recopilados por EPFR Global. Se trata del mayor aumento en dos meses desde febrero y marzo de 2013 y tiene lugar después de 10 meses consecutivos de salidas netas.

Siguiendo las mediciones de la misma consultora privada EPFR Global, en las últimas semanas se evidenciaron signos de fuerte inyección de flujos de dinero tanto en los fondos de bonos como de acciones emergentes.

En esta dirección, Martínez Burzaco afirmó que: “el rally puede continuar, con el riesgo de que los últimos máximos alcanzados por las acciones estadounidenses puedan impulsar una toma de ganancias generalizada en las acciones de países desarrollados que pueda terminar impactando en las acciones emergentes también”.

El índice bursátil de referencia de mercados emergentes MSCI alcanzó el viernes su nivel más alto desde octubre y registra una subida de 3% este año, comparado con un avance de 2,8% del índice de referencia global MSCI.

Las economías emergentes están muy interesadas en satisfacer la demanda de los inversionistas y por eso se han embarcado en una ola de emisiones de deuda. Los gobiernos de los países emergentes han emitido 63.000 millones de dólares en deuda y se encaminan a igualar la marca anterior, correspondiente a 2012, según la firma de datos Dealogic.

Las rentabilidades que puede percibir por medio de las inversiones en países emergentes son muy altas. A través de nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global, nuestros expertos económicos le entregarán más detalles sobre los beneficios y altos retornos que pueden significar las distintas herramientas de inversión. Para recibir gratis nuestro Newsletter, haga un click aquí.

Deja tu respuesta