La Argentina y los Buitres: la suerte está echada

Ayer fue la última oportunidad de la Argentina para persuadir a la Corte Suprema de los Estados Unidos sobre su posición en el juicio que se disputa entre el país y los fondos buitre. El martes, el Gobierno presentó ante el tribunal supremo de Estados Unidos la respuesta a la posición de los fondos buitre expuesta el pasado 7 de mayo.

Ésta fue la última instancia antes de la conferencia que el máximo tribunal llevará a cabo el 12 de junio próximo para definir si acepta o rechaza tratar el caso o si solicita opinión al Gobierno de Barack Obama antes de emitir juicio sobre la cuestión.

Los abogados de la Argentina presentaron un escrito ante el máximo tribunal alertando que ratificar la sentencia en contra tal como está pondrá al país en un “serio e inminente riesgo de default”. 

Según publicó el diario La Nación, el documento fue en respuesta a otro presentado por los holdouts, que habían persuadido a la Corte Suprema de que no aceptara el caso y dejara vigente la sentencia del juez neoyorquino Thomas Griesa. 

Los abogados de la Argentina, hicieron foco en tres puntos: primero alertaron sobre los peligros que la ratificación del fallo conllevaría para el país, por otro lado intentaron refutar el argumento de que el país no cumplirá una sentencia en su contra, tal como aseveraron los representantes de los holdouts a partir de declaraciones de la presidenta Cristina Fernández y los abogados. Por último, insistieron en que el fallo contradice la Ley de Inmunidad Soberana (FSIA, en inglés) y que pone en riesgo futuras reestructuraciones en el mundo.

El documento también informó sobre los efectos que la sentencia del juez Griesa tendría en la comunidad internacional. “Los fallos amenazan a una Nación del G-20 con un default a menos que pague a los litigantes millones de dólares con propiedad que la FSIA pone fuera del alcance de la corte de distrito. Esto es ofensivo, sin precedentes y trae enormes consecuencias”, alerta. 

Para el Ministerio de Economía, Axel Kicillof, “Argentina reafirma su compromiso de continuar cumpliendo con los pagos de la deuda reestructurada y aceptada por el 93% de los acreedores”.

Si bien un 93% de los bonistas entraron a las reestructuraciones del 2005 y el 2010, en las cuales recibieron títulos que son honrados regularmente a cambio de fuertes quitas, una porción minoritaria de holdouts, liderada por los fondos NML y Aurelius, llevaron a la Argentina a tribunales en el extranjero para recuperar la totalidad de sus inversiones.

El fallo de la Cámara de Apelaciones de Nueva York avala el pronunciamiento del juez  Thomas Griesa sobre el pari passu (tratamiento igualitario) y, también, un método de pago peculiar de la sentencia, debido a que en Estados Unidos no existen activos comerciales para ser incautados.

El juez neoyorquino determinó en 2012 que la Argentina debe pagarles 1.330 millones de dólares a tres fondos (actualizables con intereses), cuya efectivización quedó en suspenso hasta el veredicto de la Corte Suprema.

Para saber qué consecuencias genera en el país y en sus herramientas financieras y económicas el enfrentamiento con los fondos buitre en la Corte Suprema de los EE.UU., no deje de consultar nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. En él, no sólo encontrará la respuesta a esta pregunta sino que también se actualizará constantemente sobre éste y otros temas de política económica argentina y sus consecuencias. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click acá.

Deja tu respuesta