El Gobierno amenazó con bajar las tasas de interés a la fuerza

Hoy por la mañana, en su cotidiana conferencia de prensa, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, informó que algunas tasas de interés de préstamos bancarios son “elevadas o usurarias”, e instó a las entidades a la “autorregulación” ya que, en caso contrario, confirmó que el Gobierno apelará a la “actividad regulatoria del Estado”.

Esto vino a colación porque el aumento de las tasas provocó una parálisis del crédito, con préstamos por 10 millones de pesos en abril frente a 10.000 millones de abril de 2013.

El Banco Central elevó en enero las tasas de interés para frenar la corrida cambiaria, tras la fuerte devaluación del peso. Así, los bancos pasaron de pagar un 12% anual por plazos fijos a 26%, lo que, en forma proporcional, se aplicó a los créditos.

En abril, debido a esto, las empresas y particulares interrumpieron la demanda de créditos, debido a las altas tasas, lo que amenaza, según los economistas, la actividad económica y la llevaría ante una eventual recesión.

En esta dirección, Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global explicó que lo que provocó el aumento de tasas fue que haya más liquidez en el sistema y que los ahorristas se vieran más tentados en invertir en plazos fijos. “Entonces, ahora, el deseo del Gobierno de bajar las tasas de interés se complicó porque el margen para hacerlo es un tanto limitado”, dijo.
Esto por dos razones: la inflación sigue alta, por lo que la baja de las tasas de interés hace menos atractivos a los plazos fijos (menos de lo que ya son) y la otra es que el dólar, tarde o temprano va a volver a subir porque vuelve a estar atrasado y tasas bajas para los ahorristas aceleran ese proceso. Si el Gobierno obliga a los bancos a bajar la tasa de financiamiento a PYMES, los bancos van a bajar la tasa que pagan a los ahorristas en sus plazos fijos y eso va a llevar a que, efectivamente, se dé el proceso que expliqué”, concluyó el economista.

El mes pasado, la combinación de devaluación del peso, suba de las tasas de interés y caída de la demanda provocó una parálisis casi total: la financiación al sector privado cayó alrededor de 2000 millones de pesos en abril.

Sin embargo, el freno más importante se distinguió en el saldo de nuevos desembolsos netos: los bancos, que en los meses previos a la devaluación venían inyectando en promedio unos 10.000 millones de pesos por mes en créditos, apenas colocaron en marzo unos 10 millones de pesos netos.

Tras mencionar las políticas del Gobierno en la materia y los diversos instrumentos oficiales para financiamiento, Capitanich admitió que hay “tasas elevadas, en algunos casos usurarias”, por lo que pidió “autorregulación” a los bancos ya que, en caso contrario, se apelará a la “actividad regulatoria del Estado. En eso estamos trabajando”.

Si desea recibir un informe completo con las consecuencias y los distintos escenarios que se podrían dar si el Gobierno apela a la “actividad regulatoria del Estado”, no deje de consultar nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.
Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido