Cómo aprovechar la suba del dólar

Aunque el Gobierno lo niegue, el dólar subirá.

No es una proyección o estimación a título personal. Es una realidad que se dará en breve si el Gobierno está decidido a evitar una caída más profunda de la actividad económica.

La Argentina actual es la de la estanflación. No hace falta ser economista o un experto en finanzas para percibir cuál es el estado de la economía argentina: estancamiento económico y alta inflación.

Se trata de una situación inédita.

No es que en la última década no hayamos vivido ningún período de caída de la actividad. De hecho, en el año 2009 la economía argentina había sido golpeada por la crisis global que se desató en Estados Unidos, continuó en Europa y terminó impactando en Latinoamérica.

Pero el factor que distinguió a esa crisis de la actual es que para aquel entonces a la par de la caída de la actividad se registró una desaceleración de la tasa de inflación, la cual cerró en torno al 15% para ese año.

En cambio, en la actualidad observamos que a pesar de la caída de la actividad, la inflación no sólo no se desaceleró, sino que siguió creciendo. Y, precisamente esta variable es una de las que mayor presión genera sobre el dólar.

Durante el mes de enero la devaluación del peso contra el dólar fue del 20%. Se trató de un alivio temporal para los sectores que estaban reclamando una mayor competitividad. Sin embargo, fue solo eso, temporal, ya que la inflación del año prácticamente destruyó esa mejora que la devaluación produjo en el tipo de cambio.

Si tomamos el índice de inflación que releva el Congreso, la inflación acumulada en el primer cuatrimestre del año es de 15,8%. A este ritmo, para fin del mes de junio el salto de competitividad por la mejora del tipo de cambio será historia.

Pero también arribamos a la misma conclusión cuando tomamos las “cuestionadas” cifras oficiales. En este sentido, la inflación acumulada enero-abril fue de 11,9% y es probable que para el mes de julio, el alza del costo de vida se sitúe cerca del 20%.

Consumado esto, es como si la devaluación no hubiera existido. Su efecto sobre la competitividad fue efímero y las exportaciones se resienten nuevamente.

Si las exportaciones no crecen, el superávit comercial se cae o, lo que es lo mismo, hay menos excedente de oferta de dólares. Y si hay menos dólares, pero la demanda de la divisa no disminuye, la forma de ajustar ese desequilibrio es a través de una suba del precio.

Esto es, una devaluación.

Pero no es la única razón por la que el dólar va a subir. Hay otros dos motivos por los que ese movimiento es inevitable.

El primero es que el gasto primario del Gobierno sigue creciendo por encima de los ingresos, llevando a las cuentas públicas al terreno deficitario. Y este déficit fiscal se está incrementando fuertemente en relación al Producto Bruto Interno, a un nivel que puede volverse incontrolable de continuar con esta dinámica.

El Gobierno tiene dos formas de “maquillar y solucionar” este desvío: incrementando tanto la inflación como el dólar. En el primer caso licúa el déficit en términos reales, mientras que en el segundo caso lo licúa en términos de moneda dura.

Entonces, el dólar subirá.

El segundo motivo por el cual la divisa estadounidense trepará tiene que ver con lo monetario. A raíz de la necesidad de financiamiento que tiene el Tesoro, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) ya está abandonando la política de disciplina monetaria que supo imponer en el primer trimestre. La máquina de imprimir billetes vuelve a funcionar a pleno, acrecentando las presiones inflacionarias.

Y por supuesto las presiones sobre el dólar.

Según las propias estadísticas del BCRA, al cierre de este newsletter la base monetaria (todos los billetes en circulación más los encajes) se encontraba en $ 362 mil millones mientras que las reservas internacionales sumaban US$ 28.336 millones.

¿Sabe cuál debería ser el valor del dólar necesario para que las actuales reservas respalden en su totalidad los pesos que andan dando vuelta en la economía? $ 12,77.

Sabemos que en la actualidad no rige el sistema de Convertibilidad como para considerar que el dólar debería valer en torno a $ 13, pero sí sabemos que el dólar informal o blue siempre cotiza muy cerca de esta cotización de la “Convertibilidad” y que es un elemento impulsor de movimiento alcistas sobre el tipo de cambio oficial.

CÓMO GANARLE A LA SUBA DEL DÓLAR

¡Espere! Aún no salga a comprar dólares desesperado para proteger sus ahorros. Es cierto que puede ser la solución más rápida que tenga al alcance de la mano, pero no es la mejor.

O por lo menos no es lo más adecuado para la totalidad de sus ahorros.

La pregunta que debemos hacernos es cuánto esperamos que suba el dólar de acá a fin de año y ver si existen o no alternativas superadoras en el mercado de capitales que le reditúen más.

Una de las mejores formas de determinar cuánto puede estar el dólar a fin de año es fijarse en la expectativa del mercado. Más específicamente podemos verlo en los futuros de dólar que se operan en el mercado de futuros de Rofex. Allí, los inversores están pagando un dólar oficial a $ 9,61 para fin de año.

Esto implica una suba de 18,9% para los próximos siete meses. O una tasa anual de 32,4%.

Tomando algunos riesgos adicionales, en la bolsa hay alternativas más tentadoras.

Por ejemplo, los denominados bonos dollar linked, públicos o privados, ofrecen esa cobertura contra la devaluación del dólar más una tasa de interés adicional. Incluso hay fondos comunes de inversión que tienen en la cartera muchos de estos títulos, disminuyendo el riesgo y facilitando el acceso al inversor minorista.

Adicionalmente existen bonos en dólares que rinden, en promedio, un 10% anual. La ventaja es que pueden comprarse con pesos argentinos y cuando el activo en cuestión hace un pago el inversor recibe dólares billete.

Escalando un poco más en la exposición al riesgo, encontramos atractivas oportunidades en los denominados lanzamientos cubiertos, una estrategia que relaciona las acciones con las opciones financieras y que permiten obtener tasas de interés nominales superiores al 40% anual.

Finalmente, las acciones argentinas están en una posición ventajosa en relación a la carrera contra la inflación y la devaluación. En el año el índice Merval acumula un alza de 29%, con acciones que suben más del 100%.

Nuestras preferencias dentro de cada una de estas categorías de inversión se encuentran a su disposición en el newsletter de inversiones Revancha Argentina. Allí contamos con una variada oferta de recomendaciones que se adapta a las necesidades de cada perfil.

Y, por sobre todo, se tratan de recomendaciones que pican en punta para ganarle a la devaluación del peso. Un ejemplo es la última acción recomendada que acumula una suba de 28,3% en tan solo 27 días. Puede verla haciendo click aquí.

“Al lado suyo en los mercados”.

Diego Martínez Burzaco

Para Inversor Global Argentina

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;He could play linebacker or defensive end, too, but we’re going to use him on the offensive sideFor now, the Beavers are forging ahead with Collins and redshirt freshmen Nick Mitchell and Marcus McMaryion.mulberry bag outlet
Bowditch shook his head as he walked while the ball rolled onto a cart path behind a bunker left of the hole.michael kors bags uk sale

“People settle down, and things get worked out,” said Baffert, who lived and trained through the 1992 riots in Los Angeles.mcm tote bag

Meanwhile in Egypt, there has also been a massive Christian exodus since the 2011 uprisings that toppled Hosni Mubarak.sac kelly hermes
An initial investigation determined Hamilton was shot several times and that a woman in the home died of a self inflicted gunshot wound.cheap ray bans

Deja tu respuesta