Alerta emisión: más argentinos reclaman el billete de 500 pesos

La depreciación de la moneda local, erosionada por la inflación, hace que cada vez más argentinos se planteen que el billete de mayor denominación no sea suficiente para moverse con tranquilidad en las operaciones cotidianas y reclamen la emisión de uno que realmente sí lo haga. 

Según una encuesta realizada por la consultora Poliarquía y publicada esta mañana por El Cronista, a pesar de los problemas que les causa, los argentinos prefieren el efectivo frente a otros medios de pago, pero demandan la creación de un billete de 500 pesos para poder sanear las dificultades que encuentran en sus transacciones diarias. 

Entre ellas, Poliarquía destaca la necesidad utilizar muchos billetes para realizar una sola compra (18%); la obligación de   ir al cajero más a menudo (12%), donde afloran inconvenientes para realizar depósitos o extracciones (11%). Además, a la hora de enumerar los problemas ocasionados por la depreciación del peso, un 15% de los consultados  consideró que las monedas no tienen utilidad y un 5%, que deben acumular muchos billetes.

El actual billete de 100 pesos ha cumplido 22 años. Fue lanzado durante la primera presidencia de Carlos Menem, en plena convertibilidad, cuando su valor equivalía a 100 dólares. Y mantuvo ese valor por 10 años, hasta la presidencia de Eduardo Duhalde. Pero luego de la devaluación de 2002, el billete ha perdido su valor y los precios de los bienes y servicios han incrementado el suyo.

“”En efecto, la erosión del poder adquisitivo de los billetes en circulación ha generado una multiplicidad de pequeños problemas que afectan el normal desarrollo de las transacciones que realizan cotidianamente los argentinos””, señaló Alejandro Catterberg, director de Poliarquía al matutino. 

“En un país donde las transferencias en efectivo son predominantes, es importante asegurar la calidad e idoneidad de las monedas y billetes para la realización de las transacciones cotidianas. En este sentido, el estudio muestra que una parte importante de la población considera conveniente la emisión de billetes de mayor denominación para simplificar algunas transacciones””, explicó.

 El debate por la creación de un billete cuya denominación esté acorde a los precios de los tiempos que corren no es nuevo. En febrero último, un legislador de UNEN, Roy Cortina, presentó un proyecto de ley para que se emitan billetes de 200 y 500 pesos y  que se acuñen monedas de 5 y 10 para “hacerle más fácil la vida a la población tras la violenta devaluación“.
 
Sin embargo, la iniciativa tuvo escasa recepción de parte del oficialismo. “Es claramente reconocer una inflación mucho más alta de la que dice que el Gobierno hay. No tengo dudas de que se trata de eso ya que hoy es muy necesario tener un billete de una mayor denominación que el de 100 pesos”, explica el economista jefe de Inversor Global.

Aunque no cree que el Banco Central navegue en esta dirección, ya que esto sería “seguir la agenda que le marca la oposción”, Martínez Burzaco afirma que si finalmente ocurriese “tendría un impacto más positivo que negativo. Creo que  el mercado lo tomaría como algún natural y como el sinceramiento de una situación que todos conocemos y que sólo el Gobierno lo trata de ocultar”, afirma. 

La depreciación del poder adquisitivo es un tema que preocupa a todos los argentinos. En las columnas semanales del newsletter gratuito de Inversor Global encontrará estrategias para ahorrar e invertir en este contexto de estanflación. Si aún no lo recibe, solicitelo con un click aquí.

Deja tu respuesta