Putin ganó la guerra…y usted puede aprovecharlo

Debo confesarle que este último fin de semana ha sido distinto. Desde el viernes a la tarde cuando dejé la oficina hasta el lunes cuando regresé al trabajo, la adrenalina se ha ido incrementando.

No he podido dejar de pensar un minuto en la importancia del acontecimiento que está por venir. Es que con  todo el equipo de Inversor Global estuvimos trabajando arduamente para hacerles llegar un curso de capacitación totalmente gratuito que le permitirá invertir y ganar dinero como yo lo hago gracias a las inversiones de 5 minutos.

La inscripción ya está abierta. Asegurate tu lugar ahora haciendo clic en el siguiente banner:

En paralelo a estas sensaciones, durante el domingo he tenido tiempo, también, para avanzar con algunas cuestiones “rutinarias” que me generan gran satisfacción.

Desayunar con mis hijos y esposa, almorzar con el resto de la familia y leer el diario, entre otras cosas. Precisamente, leyendo las noticias internacionales me topé con el conflicto Rusia-Ucrania, donde se indicaba que este último cancelaba los pagos por la importación del gas ruso.

Ahí pensé:

“Sobre llovido, mojado”…

La semana pasada fuimos testigos de una nueva corrección del mercado global de acciones, con foco en Estados Unidos. Se trató de la tercera semana consecutiva de pérdidas, con el condimento que la magnitud de la caída se fue incrementando con el correr del tiempo.

Como señaló un colega mío, “el circo ha comenzado”…

Consumada una caída de las acciones tecnológicas del 8,5% desde su máximo alcanzado recientemente, los pronosticadores de grandes correcciones de la Bolsa han salido a flote. Están en todos lados, en los programas de TV, en los diarios y desparramando sus informes pesimistas entre sus suscriptores.

Se trata de los mismos analistas que, hasta hace muy poco, proyectaban que las bolsas seguirían subiendo, sin advertir siquiera que los máximos históricos alcanzados podrían constituirse en un riesgo extremo para sus inversiones.

Ahora nos quieren convencer de que las acciones están muy altas, que las ganancias corporativas estimadas no serán tales y que el escenario económico no es el más propicio. Y que todo se complica aún más con el creciente riesgo geopolítico entre rusos y ucranianos.

De allí que Merrill Lynch ha pronosticado que una corrección de 10% a 15% de las acciones es posible durante los próximos meses.

Déjeme decirle algo: ¡Es todo basura!…

Todos estos argumentamos para justificar la caída bursátil ya estaban instalados hace tiempo en el escenario, pero lo mejor para los grandes bancos era hacer caso omiso a los mismos. Pretendían que la música siguiera sonando, así la fiesta continuaba mientras ellos se enriquecían a costa de las operaciones de las inversiones minoristas.

Seguramente el “chivo expiatorio” de las próxima semanas será Rusia y su líder, Putin. Ya lo pude ver en el diario del día domingo y en muchos informes que recibí de distintas entidades.

Lo que le sugiero es que no compre ese argumento pata entrar en pánico, sino utilícelo a su favor.

Putin puede hacerle ganar mucho dinero

Particularmente creo que cualquier opinión que pueda provenir de un analista sobre el impacto de Rusia en los mercados bursátiles es en vano.

Acá no hay mucho que discutir, sino más bien observar los datos de la realidad. Eso es lo que debe importarnos como inversor para hacer grandes negocios.

El próximo cuadro es revelador:

El 29,3% del gas que utiliza la Unión Europea proviene de Rusia. Y ese gas importado, a su vez, representa el 7% del total de la energía total que consume el Viejo Continente.

¿Qué significa esto?

Básicamente que el poder de fuego que tiene Europa sobre Rusia es limitado y que, por el contrario, el de Putin es muy grande. ¿Se imagina acaso qué pasaría si de la noche a la mañana Rusia suspendiera los envíos totales de gas a Europa?

Pero no solamente la importancia relativa de Rusia sobre el continente europeo proviene desde lo energético, sino también desde lo financiero.

John Maynard Keynes, el reputado economista, señaló con mucho atino lo siguiente:

“Cuando le debés US$ 10.000 al banco, tenés un problema. Cuando le debés US$ 1 millón, el problema es del banco”.

Un paralelismo se puede hacer hoy con la deuda rusa y sus acreedores. Veamos lo siguiente:

Hoy los principales bancos de los países desarrollados tienen, entre sus activos, deuda rusa por US$ 264.200 millones. Sin dudas que se trata de un gran problema para estas entidades, ya que una caída generalizada de dichos bonos tendrá un efecto negativo importante sobre sus balances.

He de aquí que las instituciones harán lo que sea necesario ante sus respectivos gobiernos para evitar sanciones económicas muy severas contra Rusia que puedan debilitar su capacidad de pago.

Este es un nuevo ejemplo del poder limitado que tienen las grandes economías globales para poner límites al avance ruso sobre Crimea, Ucrania.

Entonces, en el peor de los casos, si Occidente avanza con mayores sanciones económicas sobre la economía rusa, el impacto podría ser contraproducente para dichas economías. Y no solo eso, sino que muchas empresas rusas se verían beneficiadas por el contexto, por ejemplo, de una disparada de los precios del petróleo y gas.

Uno de las principales cartas para jugar a este escenario, con una dosis elevada de riesgo, es la petrolera rusa Gazprom (OTC: OGZPY) que cotiza al ridículo valor de dos veces en su relación Precio / Ganancia.

Todo lo anterior supone que Putin no tiene otra alternativa que salir victorioso del actual conflicto. Quizás usted, asumiendo riesgos, pueda también seguir este camino.

Un saludo cordial.

Diego

P.D.: Si quiere compartir opiniones o ideas de inversión, lo invito a seguirme en Twitter: @diegomb80

 

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido