Oportunidad para observadores: acciones baratas de bancos

El año pasado fue definitivamente el de los bancos y en 2014, todo parece indicar que se repetirá esta tendencia. El boom experimentado en 2014 se trató de una adecuación, ya que si bien las acciones bancarias de la Argentina pasaron un gran momento, ésto era consecuencia directa de que anteriormente su precio estaba deprimido, así que técnicamente se estaban ajustando a su valor real.

La pregunta, en ese entonces, era si les quedaría impulso para seguir ajustándose en el 2014 y la respuesta es afirmativa.

Según publicó el sitio IProfesional.com, en la actualidad, el sistema bancario argentino muestra solvencia, liquidez y rentabilidad pero, a pesar de esta buena performance, la capitalización bursátil que posee es calificada por varios analistas como de “insignificante”.

Asimismo, se puede concluir que en la Argentina se ofrecen “acciones a precio ganga” si se mide la cotización de las firmas a partir del price earning (P/E). Esta herramienta se obtiene al dividir el precio de la acción (P) por la ganancia del último período de la compañía (E).

En definitiva, indica cuántos años con ganancias similares a la registrada se requieren para recomprar ese papel (si el P/E=4, por ejemplo, implica que se necesitarían 4 años).

Si una firma tiene un price earning alto, mostraría que su papel está sobrevalorado (se requiere de mucho tiempo para la recompra). En el caso contrario, un price earning bajo indicaría que la acción está infravalorado o que el recupero es rápido.

Para los inversores, lo positivo de esta referencia es que constituye una expresión más confiable que la de considerar en forma aislada la cotización en un momento dado, ya que la misma puede estar forzada por factores coyunturales.

En general, para este sector, analistas consideran que un papel está a buen precio si el dinero invertido se recupera antes de los 10 años.

En contraste, el promedio de las entidades bancarias argentinas ronda apenas los cuatro años. Así, por ejemplo, mientras que en Wall Street el P/E del Grupo Galicia es de 5 años y el de Macro de 4,1 años, en el caso de los bancos brasileños (como el Itaú Unibanco o el Bradesco) ronda los 9 o 10.

En cuanto a los grandes grupos internacionales, las cifras no difieren demasiado con respecto a estos últimos, ya que en el HSBC el lapso es de 12 años, para el Citigroup es de 10 y 11 para el Bank of America.

No obstante, los balances anuales de las entidades locales cotizantes muestran que siguen gozando de buena salud, más allá de las turbulencias políticas y económicas internas. En tal sentido, el ranking de ganancias fue encabezado por Banco Macro, que obtuvo un resultado positivo de casi $2.450 millones, un 65% por encima del ejercicio anterior. Lo siguieron el Santander Río ($2.300 M) con un avance del 17% anual, y el BBVA Francés ($2.025 M), con una mejora del 60%. En tanto, para el Galicia y Patagonia los crecimientos fueron del orden del 40%.

Si desea recibir un informe sobre acciones bancarias argentinas y sus prespectivas económicas, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Nuestros expertos le brindarán la mejor información para que esté adelantado al mercado y pueda así, tomar las decisiones correctas. Si todavía no lo recibe, complete el formulario que se encuentra al finalizar este artículo.

 

Deja tu respuesta