No hay duda, el Gobierno colocará deuda en dólares

Ya lo sé, hoy se despertó y vio que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, era tapa de todos los medios especializados del país, echando por tierra las versiones que señalaban que el Gobierno colocaría un bono o llevaría adelante alguna estrategia por el estilo. “No existe en el corto plazo ninguna iniciativa de emisión de deuda”, sostuvo el funcionario.

Con esto, Capitanich salió al cruce del rumor de mercado, respecto a que el Gobierno estaría llevando adelante una negociación con el banco Goldman Sachs para acceder a financiamiento en dólares.

Entonces, ¿por qué insisto con que se va a colocar deuda? Este Gobierno se jactó siempre de ser el del desendeudamiento y –en honor a la verdad- fue una de sus grandes virtudes. Se le pagó al FMI y se bajó el ratio de deuda sobre el PBI. Hoy estamos en un 35%, contando la intra sector público. Es decir, incluyendo la que se tiene con entidades como la ANSES. Es un número bastante bajo, incluso si lo comparamos con el que presentan los países desarrollados.

Sin embargo, creo que volveremos a emitir deuda. No hoy, pero se está preparando el terreno para que suceda en el mediano plazo. No es necesariamente una mala noticia. Si se logra hacer a un bajo interés, puede ser una buena solución, una que no hipoteque el futuro de la economía. Hay que estudiar las condiciones.

Cambio de frente

Durante los últimos años, el Gobierno no se preocupó mucho por la imagen país. Sin embargo, en los últimos meses, eso cambió dramáticamente.

De ser enemigos de las recetas del Fondo, pasamos a aplicarlas. Sinceramos la inflación, subimos las tasas, devaluamos, nos acercamos al Club de París, iniciamos el retiro de subsidios energéticos, arreglamos con Repsol y con algunas otras empresas con las que estábamos en juicio y –recientemente- blanqueamos el crecimiento real de la economía, menos optimista de lo que veníamos anunciando.

Fíjese los resultados de este año.

La primera consecuencia obvia, es el ahorro de US$ 3.500 millones por conceptos de Cupón atado al PBI. Con esto, se le resta presión a las reservas del Banco Central, principal objetivo del Gobierno hoy.

La Argentina, siempre ha tenido una historia de déficit fiscal marcado. En palabras sencillas: solemos gastar más de lo que ganamos. En el último tiempo, parte de ese déficit se enfrentaba con reservas del Central y otra gran parte con el impuesto inflacionario. La cuenta de la importación de gas se transformó en una mochila con ladrillos de plomo para las cuentas fiscales.

Si bien se está iniciando el retiro de subsidios y eso aliviará parte de los 4 puntos del PBI que se llevaban anualmente, el gasto público sigue siendo elevado. Con las reservas en torno a los US$ 27.000 millones y algunos compromisos por delante, es claro que no puede seguir siendo la fuente de financiamiento.

La inflación está en la mira y, si el Gobierno realmente quiere contenerla, no parecería ser el camino. En estas paritarias la tensión escaló, pese a que con el acuerdo de los docentes lograron un punto.

La foto

Tras analizar el cuadro de situación y si empezamos a juntar las piezas del puzzle, empezamos a ver la foto. El kirchnerismo goza de un pragmatismo encomiable. Es difícil pensar que hace unos días despertó Cristina de Kirchner y se dijo: “sería bueno dejar de ser los malos vecinos del barrio”.

Suena más racional evaluar que –al ver cómo se secaban algunas fuentes internas de financiamiento- la idea de volver a recurrir a los mercados internacionales empezó a seducirla. Total, cómo ya han hecho algunos que pasaron por su sillón, la cuenta la pagaría el que viene.

Tenga en cuenta, como antecedente, que con la oferta a Repsol su administración solo enfrentaría un 10% de ese pago.

Acá la situación podría ser la misma. ¿Por qué no recurrir a los mercados y que la cuenta se pague después de 2015?

A ver, repasemos: dijimos que le hacemos caso al FMI y sinceramos nuestras mediciones, nos acercamos al Club de París, nos comprometemos a pagarle a Repsol y arreglamos con algunas empresas que nos tenían en juicio ante el CIADI.

¿Por qué este repentino interés de volver a ser buenos amigos? Tuvieron cinco años –al menos desde que se empezaron a manipular las estadísticas- para reconstruir la imagen del país en el mundo. ¿Cuál es el apuro ahora?

Si me pregunta a mí, estamos preparando el escenario para el desembarco en los mercados internacionales.

Pese a lo que diga Capitanich para el corto plazo, no hay duda, el Gobierno volverá a colocar deuda en dólares.

Para conversar sobre éste y otros temas de la economía local, lo invito a seguirme en Twitter: @IgnacioRos.

Hasta la próxima.

Saludos,

Ignacio.

 

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Peter and all Catholics around the worldWith all that there is, I can see why whoever made these got the porn out of the way first.cheap ray ban sunglasses

always need Kobe out there, Young said.mcm bookbag
18 with a tremendous up and down to save par.bauletto gucci

Algeria health system is deteriorating, and yet its budget keeps getting bigger.borse gucci

Subsequent discussions between the parties did not resolve the matter, said Jeff Saikaley, a lawyer for the council.mulberry bags sale uk
But man I wish they would pick one artist and stick with him.borse gucci outlet
Perhaps they over analyze their performances.mulberry outlet york

“Despite the school’s past CUP violation, the willingness our neighbors have shown to allow us to take steps to regain their trust through consistent improvements and transparent communication is much appreciated and critical to our long term success,” Kauffman wrote in an email sent to neighbors on Friday, Jan.alviero martini outlet

More than 11 million students participated in this year’s Scripps National Spelling Bee.black timberland boots

Deja tu respuesta