Deuda argentina: ¿Cuál es la pretensión del Club de París?

El Club de París se puso firme: a un  mes de la negociación formal prevista con la Argentina, pretende un pago mayor en efectivo. Sin embargo, flexibilizó su postura respecto del rol del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Muy delicadamente, el Club de París le envió un mensaje a los funcionarios argentinos encargados de discutir el acuerdo para saldar la deuda de algo más de 10.000 millones de dólares que el país tiene con ese organismo.

Fuentes diplomáticas indicaron al diario La Nación que la intención de los acreedores oficiales del país es exigir un monto superior a los 250 millones de dólares ofrecidos por la Argentina como pago inicial, por considerarlo insuficiente frente a la deuda total de 10.000 millones de dólares que se acumuló desde fines de 2001.

En esta dirección, la pretensión de los acreedores se ubicaría a mitad de camino de su postura inicial, cuando pedían 2000 millones de dólares, al considerar que un pago inicial de 1000 millones de dólares podría ser considerado muy razonable para llegar a un acuerdo.

A medida que se acerca la fecha del 28 de mayo, cuando la Argentina y sus acreedores comenzarán a negociar, ambas partes van avanzando en los detalles para llegar a acercar las posiciones todo lo posible.

Si desea recibir un informe especial sobre la coyuntura económica internacional y las perspectivas argentinas frente a este acuerdo, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter semanal y gratuito de Inversor Global.

La buena noticia es que, a cambio de pedir un pago mayor, la mayoría de los países parece estar cediendo en su exigencia previa de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) cumpla el rol de auditor del plan de pagos de la Argentina, indicaron las tres fuentes consultadas para esta nota.

Desde el Ministerio de Economía se les había propuesto, muy informalmente, la posibilidad de reemplazar al organismo que dirige Christine Lagarde con el Banco Mundial (BM) o el Banco Interamericano de desarrollo (BID), como alternativas para poder saltar la obligación que figura en la Carta Orgánica del Club de París, que sea el Fondo Monetario el que deba intervenir en cualquier acuerdo de pagos; aunque sea una fiscalización mínima prevista en el artículo IV del FMI.

La idea oficial es que desde estos organismos se le dé al Club de París la visión sobre que las cuentas argentinas están en orden y que el país es un pagador riguroso, más allá lo que diga el FMI. Por otro lado, si bien la Argentina, últimamente, se ha mostrado mucho más market-friendly; el pedido de un pago inicial mayor podría complicar las relaciones.

Si desea recibir un informe especial sobre las consecuencias y los diferentes escenarios que se podrían experimentar, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. En él, nuestros expertos, Federico Tessore y Diego Martínez Burzaco, le brindarán su opinión y lo ayudarán a proteger sus inversiones frente a estas vicisitudes. Si todavía no lo recibe, hágalo con un clickaquí.

Deja tu respuesta