Caen las ganancias de JP Morgan; sus acciones también

jp-morganJP Morgan Chase & Co. reportó los beneficios que obtuvo el primer trimestre del año,  que mostraron una caída de 19% -5.300 millones de dólares-, o 1,28 dólares por acción.

El contraste es significativo en comparación con el año pasado, donde  había alcanzado 6.530 millones de dólares o 1,59 dólares por acción. Los ingresos cayeron 8%, a 22.990 millones de dólares desde los 25.120 millones de dólares del año anterior.

La razón principal por la que se habría presentado el descenso habría sido por menores ingresos por intermediación de valores, mientras que las estimaciones de los analistas habían previsto que las ganancias estarían alrededor de 1,40 dólares por papel.

La reacción de los mercados no se hizo esperar. Momentos después de que JP Morgan anunciara estos resultados, sus acciones en la Bolsa comenzaron a sufrir una ola de ventas. En las operaciones previas a la apertura de los mercados, los títulos presentaban una caída de 3,66%, para cotizar en 55,30 dólares, cuando el pasado viernes las mismas estaban por encima de los 60  dólares.

Por su parte, Jamie Dimon, presidente ejecutivo de la empresa, reconoció que la resolución de todos los casos legales con varias agencias del Gobierno de Estados Unidos el año pasado fue realmente perjudicial y desventajoso. La misma situación la atravesó Bank of America, que, como registró Inversor Global hace unos días, tuvo que pagar 9.500 millones de dólares a las agencias financieras Freddie Mac y Fannie Mae por la venta de valores respaldados por hipotecas defectuosas durante la época de la crisis económica en 2008.

El pasado 9 de abril se conoció el envío de una carta anual de 30 páginas a los accionistas de la compañía, en un esfuerzo por tratar de dejar atrás los líos que le costaron más de 20.000 millones de dólares al ente bancario.

A través de la misiva, Dimon también indicó que la mejor opción que habrían podido tomar había sido el reconocer los problemas y resolverlos rápidamente, aunque tuvieran que pagar un alto precio por ello.

Igualmente, el CEO entregó detalles sobre los 2.000 millones de dólares de gasto anual adicional en los que JP Morgan tuvo que incurrir para cumplir con las nuevas normas y reglamentos.

JP Morgan habría añadido 13.000 empleados hasta finales de 2014 y, de esos, unos 8.000 empleados estarían dedicados exclusivamente a la lucha contra el lavado de dinero. La firma financiera fue sancionada el año pasado por las autoridades reguladoras debido a su débil sistema para identificar y frenar el lavado de dinero.

Considerado como el mayor banco de Estados Unidos por activos, JP Morgan ha gastado más de 600 millones de dólares en tecnología para mejorar el cumplimiento y el control de sus actividades.

Más allá de los problemas, Dimon también aprovechó para mencionar otros temas, entre ellos, el riesgo de un aumento en las tasas de interés, los ataques cibernéticos y el rendimiento de las acciones. También advirtió de tres amenazas inminentes a la empresa más allá de sus habituales competidores: los grandes bancos chinos que se han expandido a nivel mundial y las empresas financieras no bancarias que operan en gran medida fuera de los reguladores bancarios actuales.

Inversor Global es un aliado para conocer más sobre buenas inversiones. Por medio del Newsletter semanal, al cual puede suscribirse gratuitamente, nuestros expertos económicos le entregarán más detalles sobre los beneficios y altos retornos que pueden significar las distintas herramientas de inversión. Para recibir gratis nuestro Newsletter, sólo tiene que completar el formulario que está al final de este artículo.

Deja tu respuesta