Tres estrategias para proteger sus ganancias

¿Alguna vez le ha ocurrido que fue invitado a una fiesta y que cuando estaba allí no se sentía muy cómodo?

Bueno, quizás esto es lo que podría estar pasando en Wall Street por estos tiempos. El jueves último, la gran mayoría de los portales de inversiones destacaban el cumplimiento del quinto aniversario del mercado alcista (bull market) que se estaba dando en las bolsas de ese país.

Resulta que un 6 de marzo de 2009 el índice S&P 500 registraba el menor nivel de cierre de la crisis y, desde allí, comenzó una recuperación que trajo consigo una suba acumulada de 174% para el índice:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Realmente la recuperación ha sido asombrosa y sin precedentes, solamente comparable con las subas posteriores a la Gran Depresión del ’30.

Claro está que a los medios que cubrieron las noticias poco le importaba si usted, como inversor, fue parte de esa fiesta. Y menos aún han hecho hincapié en si este mercado alcista actual esconde desequilibrios de magnitud que pueden ser una amenaza y generar altos costos en el futuro.

Y no se trata de un tema menor.

Detectar estos riesgos, si los hubiere, es una de las características que distingue a un gran inversor de uno ordinario. Los grandes inversores detectan las burbujas antes de tiempo, desprendiéndose de parte de sus tenencias antes de la crisis se desate y recomprándolas cuando la misma golpea el precio de los activos financieros con fuerza.

Detrás de esto se esconde la noción del timing. El inversor destacado tiene, en base a su conocimiento y análisis, la capacidad de saber no sólo cuándo es el mejor momento para comprar un activo (acción o bono) sino también cuándo es la mejor oportunidad para venderlo.

Bajo esta perspectiva, si usted ha participado de la fiesta de este gran mercado alcista que se originó por marzo de 2009, pero no se siente del todo cómodo con los niveles actuales récord de las Bolsas, le sugirió prestar atención a las siguientes tres estrategias para proteger las ganancias obtenidas hasta el momento.

1. Aplicar un trailing stop loss. Se trata de una estrategia muy utilizada para conservar ganancias que están alineadas con los objetivos del inversor. Supongamos que usted compró una acción a US$ 10 y que hoy vale US$ 50. Su ganancia obtenida hasta el momento es de 50%. Debido a la magnitud de tal ganancia, usted se ve tentado a vender esa acción aunque también sabe que la misma puede seguir subiendo.  Para no tomar una decisión apresurada puede poner un trailing stop loss en, por ejemplo, US$ 14 en el precio de la acción. Si en algún momento la acción baja a US$ 14, entonces se vende la misma y asegura una ganancia de 40% sobre la posición. En cambio, si el precio del activo sigue subiendo, usted disfrutará de una ganancia mayor y, en ese caso, puede ir elevando el precio del trailing stop loss de forma periódica (diaria, semanal o quincenalmente).

2. Vender una opción de compra (call). Las opciones financieras son derivados que si se utilizan correctamente son muy productivos para el inversor. Si pensamos que el mercado no continuará con una tendencia alcista inmediata sino que se moverá de forma lateral (sin tendencia definida) entonces vender un call sobre las acciones de la cartera que acumulan más ganancias puede ser una buena alternativa.

Con esta alternativa, el inversor recibe un ingreso adicional por acción, como si fuera un dividendo, a través del cobro de la prima de la opción de compra y queda obligado a vender a un precio de la acción más alto que el actual.

El riesgo de esta estrategia es que el mercado baje fuerte y entonces las acciones sean arrastradas erosionando nuestras ganancias obtenidas hasta ese entonces.

3. Comprar una opción de venta (put). Para evitar correr el riesgo mencionado con el uso del call, existe otra estrategia con opciones financieras que es la compra de una opción de venta o put que nos da el derecho a vender la acción a un determinado precio pagando una prima. De esta manera, con esta estrategia me aseguro el derecho a decidir vender una acción al vencimiento del put. En el caso de que el precio de la acción sea superior al strike del put, no ejerceré el derecho y habré perdido la prima pagada. En caso contrario, si el precio de las acciones cae fuertemente usted estará completamente resguardado pudiendo vender sus acciones a un precio muy superior al del mercado.

De esta manera, si siente que está en ese lugar de incomodidad dentro de la fiesta del mercado alcista, considere estas estrategias para proteger sus ganancias.

Un saludo cordial.

Diego

P.D: Si quiere continuar debatiendo este y otro temas, lo invito a seguirme en Twitter: @diegomb80

Deja tu respuesta