La oportunidad está en la esquina de su casa

Reportando desde Miami, Estados Unidos

Una semana más de virtual “tranquilidad” en la economía argentina.

Porque si bien el precio del dólar sigue relativamente estable, aún tenemos otros “problemitas” por resolver. Por un lado,  los industriales se quejan que la devaluación sólo los ayudó a tener más competitividad por un par de meses; en el otro extremo los maestros siguen de paro; el déficit sigue creciendo y nuestro vicepresidente juega al Sudoku…

¿Por qué los industriales dicen que los efectos positivos de la devaluación se están esfumando? Bueno, no es difícil entender por qué podría pasar esto.

Por un lado, al devaluar la moneda las exportaciones industriales tendrían que ser más competitivas. Esto significa que si por ejemplo un producto que valía cien pesos antes de la devaluación, al pasarlo a dólares -luego de que el tipo de cambio se depreció- vale menos en términos de dólares. Si –supongamos- que se devaluó un 25%, el producto tendría que valer un 25% menos. Por lo tanto, el industrial que exporta tendría que vender más o ganar más.

Pero eso sólo ocurre si la inflación y los costos de los empresarios no se mueven. ¿Qué pasa si los salarios y los costos empiezan a crecer más rápido que antes? Simple, la ventaja que implicaba la devaluación se pierde, porque el bien en cuestión ya no valdría más 100, sino 110, por ejemplo.

Y como los salarios y los costos están subiendo más rápido luego de la devaluación, los industriales, que de lentos no tienen nada, están diciendo que la ventaja se está esfumando…

¿Verdad o mentira? Poco importa, lo que falla no es la palabra de estos empresarios. Lo que falla es este sistema perverso donde el Estado es el que decide por el resto de las personas. Y cuando esto ocurre, el sistema no tiene ninguna posibilidad de funcionar….

Pero salgamos un poco del mediocre día a día e intentemos ver las cosas con un poco más de perspectiva. Esta semana hablaba con extranjeros sobre la Argentina, una tarea nada fácil.

Es que nadie entiende muy bien lo que pasa en el país. Preguntas básicas como “¿No se pude transferir dinero desde la Argentina hacia fuera?”  o “¿Cómo que no se puede comprar dólares?”, requieren mucha explicación y varias repreguntas. Todo termina sin ser muy claro para el extranjero, que en definitiva, si tiene inversiones en el país, no le queda otra que confiar que en algún momento la “locura económica” en la nación terminará.

Pero no sólo de esperanza vive el inversor local o el extranjero que apuesta a la Argentina. Hay cifras, hay números concretos, que aunque le suena raro escucharlo de parte de nosotros, ayudan a ser positivos. En el mediano y largo plazo eso sí…

Mire el siguiente cuadro que hace una comparación de algunos números de unos cuantos países latinoamericanos. Podrá observar por un lado la capitalización del mercado de cada uno. Esto significa cuánto valen las acciones que cotizan en la Bolsa de cada país. Luego, puede acceder a la relevancia de la Bolsa de cada nación sobre su economía y, finalmente, al PBI y a la población de cada uno. Analice las cifras:

 

Observe la primera columna que mide el valor del mercado accionario de cada país, la llamada capitalización del mercado. En esa lista falta Brasil, que se va demasiado arriba como para mostrarlo. Por lo tanto, Argentina está en el puesto sexto del continente, muy lejos de Perú, en el quinto lugar. Lo mismo pasa si medimos la relevancia de la Bolsa sobre la economía. Estamos muy lejos, en el sexto lugar y nuestra Bolsa sólo representa el 10% de nuestro PBI.

Ahora, si medimos al país por el PBI aún estamos en el tercer lugar del continente. Aunque Colombia está cerca o ya nos pasó, lo que nos dejaría en el cuarto lugar. Y si lo medimos por población, estamos en el cuarto lugar.

Por lo tanto, si uno sigue el razonamiento de que la Bolsa de Argentina algún día tendría que estar en una escala más acorde a su tamaño económico se da cuenta de que el potencial de la Bolsa local es enorme, ya que para subir en capitalización bursátil o en participación de la economía los precios de las acciones argentinas tendrían que subir y mucho.

Y si, siguiendo este razonamiento suponemos que la relevancia de la Bolsa argentina tendría que estar más cercana a la de Perú, el valor de nuestra Bolsa tendría que ser muchísimo más alto. Por lo menos en el orden de los US$ 200.000 millones, si la queremos acercar al 50% del PBI, es decir, casi seis veces más de lo que está ahora. Aunque si suponemos que alcanzaría niveles parecidos a los de Chile tendría que estar más de diez veces más alta que ahora.

¿Qué significa esto? Que cualquier inversor que compre hoy un promedio de las acciones argentinas tiene el potencial de multiplicar su capital por 6 o 10, sin mucho esfuerzo…

Ahora, la pregunta del millón es doble. Por un lado, ¿se dará esta convergencia en algún momento? Y si esta respuesta es positiva, ¿Cuándo se dará esta convergencia?

Porque si esta convergencia no sólo se da sino que mejor aún, se da muy pronto, estamos ante la oportunidad de nuestras vidas. Además, estaremos ante una oportunidad que está “en la esquina de nuestra casa”…

Respecto a la primera pregunta, está claro que mientras el actual Gobierno siga en el poder, no se puede esperar ningún cambio relevante. Por ello, recién podría haber cambios hacia el año 2016, cuando exista un nuevo Presidente en el país. Falta un poco más de un año y medio.

Ahora, ¿el nuevo mandatario será capaz de cambiar la Argentina de tal forma que este proceso de convergencia se produzca?

Esto no parece ser tan improbable. A priori, cualquier candidato de los que hoy se mencionan que puede ganar, ya sea Massa, Scioli, Macri o Binner, parecerían ser personas más racionales que los gobernantes actuales, que aplicarían políticas más racionales. Estoy hablando de las políticas más parecidas a las que toman países como Perú, Colombia o Chile. Por supuesto que esto es “a priori”, si no acuérdese de cuando los Kirchner eran los “mejores amigos” de Cavallo.

Pero si bien el cambio de políticas es la condición necesaria, no es una condición suficiente. Además de que en el país nuevamente se puedan hacer negocios con algún grado de libertad, la Bolsa argentina tendría que resurgir de las cenizas. Esto segundo parece ser un poco más complicado que la primera condición. Pero a pesar de ello, también perfectamente posible.

Por lo tanto, aquel que esté dispuesto a correr el riesgo, la alternativa de invertir en la Bolsa argentina, con un horizonte de cinco años mínimo, no parece ser una mala opción. Todo lo contrario.

Desde el reporte de Recomendaciones de inversión Crisis & Oportunidad mencionamos esta idea varios meses atrás, hacia septiembre del año pasado. Y desde octubre de 2013 cuando lanzamos el reporte de recomendaciones de inversión locales llamado Revancha Argentina -liderado por Ignacio Ros- estábamos pensando en algo similar…

Pero cuidado que no está claro cuándo puede ser el momento adecuado para comenzar a invertir en activos argentinos. Recuerde que no estoy hablando de ganancias de corto plazo. Estoy hablando de
ganancias a cuatro o cinco años.

Y para que llegue este escenario, está claro que para que esta oportunidad sea clara, aún tiene que correr mucha sangre en nuestra economía. Hay muchas cosas por arreglar antes de que se pueda dar un proceso de crecimiento sustentable en el país. Por lo tanto, saber cuándo se da el piso en los activos argentinos no es una tarea fácil. Está claro que está todo muy barato, el cuadro se lo muestra. Pero también está claro que está todo dado para que pueda bajar más. A pesar de eso, hay muchos que ya se están posicionando y gradualmente comprando.

Ya que, como siempre pasa en todo el mundo, los mercados se anticipan a la economía y a la política. Por lo tanto, cuando haya señales más fuertes de un posible cambio, el mercado podría anticipar estos movimientos y comenzar a recuperar con alguna constancia y fuerza…

Será cuestión de estar atentos y, más importante aún, de juntar por un lado capital y por otro lado conocimiento y experiencia para que cuando la oportunidad se dé, sea realmente la oportunidad de nuestras vidas…

Le deseo un excelente fin de semana,

Federico Tessore

Para Inversor Global Argentina

PD: Puede seguir a Federico en su cuenta de Twitter en @fedetesso y en Facebook haciendo clic aquí.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Parfois, un cadenas fermé apparaît dans la fenêtre du navigateurThe Village will consist of 12 family houses, a social center that will serve members of the surrounding community, clinics for children and pregnant mothers as well as a Kindergarten for SOS children and the whole Jordan Valley area.mcm backpack
Your feet and shoulders rise and bob, and it takes a few seconds of getting used to.mcm handbags

Also known as Mohammed al Maqdessi, Barqawi arrest last year came just four months after he had been released from jail after completing a sentence in connection with another case.michael kors bags uk
That’s even more than the Christchurch City Council’s debt, and before any of Mayor Len Brown’s big infrastructure projects have started,” he said.scarpe hogan outlet
Treatment with aprepitant was expected to increase the CR rate by 20 on the basis of the results of phase III trials of aprepitant in patients who received HEC (Hesketh et al, 2003; Poli Bigelli et al, 2003), given that CINV induced by MEC in these selected patients would be similar to CINV by HEC.Jordan Pas Cher
cheap toms

Deja tu respuesta