La historia del Iphone contada en primera persona

Desde hace años, el Iphone se ha vuelto un objeto de deseo. El revolucionario smartphone fue presentado por primera vez el 9 de enero de 2007, en San Francisco. Pero su nacimiento se venía gestando desde febrero de 2005, cuando Steve Jobs le dio un ultimátum al ingeniero de software Greg Christie para que termine el software.

Christie y su equipo llevaban meses trabajando en el software de lo que sería posteriormente el iPhone: buscaban definir su visión y determinar cómo interactuarían sus elementos. Pero un día Jobs se cansó y les dijo que tenían sólo dos semanas para terminarlo, o en caso contrario, asignaría el proyecto a otro grupo.

“Steve había perdido la paciencia. Quería ideas más grandes y conceptos más grandes”, confesó Christie, quien hoy en día sigue al frente del equipo de interfaz de usuario de Apple.

La razón por la que Christie salió a hablar en público a contar estas intimidades es porque se avecina un nuevo juicio sobre violación de patentes contra Samsung. Justamente por esto, Apple le permitió que se exprese sobre los primeros días del desarrollo del iPhone para dejar en claro judicialmente cuán innovador era el smartphone en su debut en 2007.

Varias de las funciones del iPhone fueron diseñadas por el equipo de Greg Christie. Entre ellas se encuentran la de deslizar el dedo para desbloquearlo, hacer llamadas desde el directorio telefónico y reproducir música con controles táctiles.

El iPhone fue revolucionario. Reemplazó el teclado que usaban los teléfonos avanzados por una pantalla que cubría toda la superficie del dispositivo y ofreció un software similar al de los programas de una computadora personal.

Desde su creación Apple ha vendido más de 470 millones de iPhones. Actualmente, el smartphone se encuentra en el centro de las disputas sobre patentes en varios países del mundo contra su principal competidor, Samsung. En este sentido, Apple asegura que Samsung copió sus diseños y características de software, mientras que el fabricante coreano argumenta que muchas de las innovaciones del iPhone y el iPad no son exclusivas de Apple.

La próxima discusión empieza el 31 de marzo en los Estados Unidos. Apple afirma que Samsung infringió cinco patentes más, incluida la función de “deslizar para desbloquear”, cuya invención atribuye a Christie. Mientras que Samsung la acusa de violar dos de sus patentes.

Se estima que la indemnización podría ser mayor que los $930 millones de dólares que tuvo que pagar Samsung a Apple en el juicio anterior, porque en este caso la demanda incurre en las funciones de teléfonos más recientes que se vendieron a gran volumen.

El ingeniero Christie reveló que a fines de 2004 estaba trabajando en un programa para las computadoras Macintosh cuando Scott Forstall, un miembro del equipo de software, le preguntó si quería participar en un proyecto secreto llamado “purple“. La idea era diseñar un teléfono operado por una pantalla táctil y con un reproductor de música integrado.

Su equipo se dedicó a los detalles, como la velocidad necesaria para deslizar listas en el teléfono. Y recuerda que “se golpeaba la cabeza contra la pared” para lograr cambiar los mensajes de texto de una lista de mensajes individuales a una serie de conversaciones separadas, parecido a los chats en una computadora.

Durante varios meses, Christie hizo presentaciones a Jobs en una sala de reuniones sin ventanas en el segundo piso de la sede de Apple en Cupertino, California. Hasta que finalmente llegó el día en que su visión sobre el software para el iPhone impresionó a Jobs

Luego fue el momento de repetir la presentación ante Bill Campbell, director de la compañía y confidente de Jobs. En esa reunión, Campbell dijo que el teléfono sería mejor que la Mac original. Unos días después, Jobs convocó al equipo para una tercera presentación, esta vez para Jony Ive, el jefe de diseño de Apple.

“Su emoción no tenía límites”, recuerda Christie sobre Steve Jobs. La aprobación del proyecto a principios de 2005 fue el principio de lo que Christie llama “un maratón de dos años y medio”. Este período implicó reformular cada parte del teléfono desde cómo revisar mensajes de voz hasta cómo mostrar el calendario.

Hoy, casi siete años después, Christie destaca un momento que sobresale en su memoria: la imagen gigante de la pantalla de inicio del iPhone proyectada en la pantalla en un cuarto oscuro. “Estaba brillando en este enorme espacio”, pensó Christie. 

Si está interesado en invertir en empresas de tecnología, lo invitamos a suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global, ya que a través de las columnas semanales de nuestros expertos económicos, usted podrá conocer más sobre acciones e inversiones en el mundo de las tecnológicas. Para suscribirse, simplemente complete el formulario que se encuentra al terminar este artículo.

Deja tu respuesta